La situación de tensión y nerviosismo que provoca el coronavirus, puede desencadenar en somatización. Cuando mostramos aparentemente los síntomas de una enfermedad, pero en realidad no la tenemos. ¿Qué hacer en este caso?

El médico Leonardo Biolatto, en un artículo publicado en Mejor con Salud, explica que la somatización es un fenómeno psicológico que se origina por el miedo o la ansiedad a sufrir de alguna enfermedad, en este caso, de COVID-19.

Entre los síntomas de este nuevo coronavirus, tenemos especialmente: fiebre, dolor de cabeza, problemas respiratorios, e incluso pérdida de los sentidos y malestar general. ¿Ha sentido alguno? Si es así, el especialista sugiere, en primer lugar, verificar con un médico, o a través de la prueba, si no tiene COVID-19.

Pero también puede empezar por descartar síntomas. Por ejemplo, si percibe que su temperatura se ha elevado, compruébelo a través del termómetro. "Lo más probable es que la temperatura sea normal. El resto de síntomas, al no poder medirse de una forma objetiva, es más complejo demostrar que no son por la infección", explica el experto.

"Debemos tener en cuenta que, en tiempos de crisis, los trastornos de somatización son muy frecuentes. Por ello, aunque ante cualquier síntoma es primordial contactar con un médico, también debemos tener presente que todo puede ser simplemente consecuencia de la ansiedad", recuerda Biolatto.

Él también aclara que la somatización no es lo mismo que la hipocondría, que consiste en el miedo excesivo a que aparezcan los síntomas, sin estar realmente enfermo. La diferencia radica en que la primera es más emocional y sí provoca características de alguna enfermedad, también sin tenerla.

En el caso de la pandemia por coronavirus, dos de los factores que podrían provocarnos somatización es el exceso de información o infodemia. Notaremos que estamos un poco nerviosos o ansiosos.

"Lo que ocurre con la somatización y el coronavirus es que numerosas personas están comenzando a tener estos síntomas sin estar realmente infectados. Se empieza a tener tos, dolor de cabeza e, incluso, se siente la temperatura corporal más alta", señala Biolatto. (I)