Un proyecto de intervención educativa para atender necesidades académicas de estudiantes colegiales y, a su vez, encontrar espacios para que los universitarios complementen su formación profesional se busca a través de un proyecto que es impulsado desde la academia.

En la comunidad Nueva Vida, en el km 19 de la vía a la costa, los menores conviven con ciertas necesidades académicas que sus propios padres han expuesto y que requieren fortalecer en varios ámbitos.

Por ello, esa comunidad se ha mostrado abierta a acceder a un plan de la Universidad Politécnica Salesiana (UPS) para que sus hijos reciban reforzamiento educativo.

Desde este año, la UPS empezó el proyecto para aportar con talleres como refuerzo académico a los niños y adolescentes de la comunidad vecina en su campus, situado en la vía que conduce a Santa Elena. Con este plan, se prevé beneficiar a 48 familias con alrededor de 70 niños y niñas de ese sector popular.

Publicidad

En semanas anteriores, el proyecto se inició con un primer acercamiento con la comunidad de los estudiantes de las carreras de Educación Inicial y Básica para presentar la iniciativa a los vecinos del campus y luego se realizó un censo en la comunidad para conocer las características de la población objetivo y las principales necesidades de los menores en el índole académico.

María Inmaculada, una de las estudiantes participantes del proyecto, comentó que han constatado necesidades educativas en varios ámbitos y para ello trabajan en buscar reducir esa brecha significativamente. En estas tutorías, ella espera emplear varios de los conocimientos aprendidos en las aulas como procesos de aprendizaje, ludificación de la educación y manejo de ambientes de aprendizaje.

“Queremos plantear nuestro aporte desde la metodología activa, no vamos a dar clases, vamos a reforzar, a apoyar, asegurar esas bases, esto facilitará los procesos de aprendizaje y prevendrá el rezago escolar”, comentó la universitaria.

Estudiantes en compañía de docentes han tenido acercamientos con la comunidad para iniciar talleres dirigidos a menores en las próximas semanas.

Los universitarios de Inicial atenderán a menores de 3 a 6 años y los de Educación Básica, a los de 6 a 12 años.

Publicidad

En los menores en edad escolar inicial en las siguientes semanas colaborarán con estimulación temprana, desarrollo de habilidades, aprestamiento para escritura y lectura a través del juego y metodologías orientadas en el arte, música y pedagogías activas. Mientras, a los niños se darán materias como matemáticas, lengua e inglés.

“Es muy probable que esta primera infancia no acceda a un preescolar, buscamos que nuestros estudiantes puedan suplir esas ausencias que puedan tener los niños”, dijo Susana Pombo, directora de las carreras de Educación Inicial y Básica de la UPS-sede Guayaquil.

En una segunda fase, el plan involucrará a los padres de esa comunidad para darles acompañamiento y pautas para que puedan aportar en el proceso de enseñanza y aprendizaje de sus hijos, añadió la directora.

A ellos se espera capacitar en la creación de recursos educativos como plantillas, fichas de trabajo de lengua, matemática o de habilidades psicomotrices con objetos cotidianos del hogar.

Publicidad

Los talleres serán los sábados con una extensión de tres horas en materias de lengua, matemáticas e inglés, al igual que las actividades didácticas del nivel de inicial. Estos encuentros se compartirán entre el laboratorio pedagógico, canchas, laboratorio de cómputo y aulas, a fin de usar los mismos recursos pedagógicos en favor de los beneficiarios.

A futuro se espera sumar más estudiantes del sector e incluso de otras comunidades que se asientan a los costados de la vía a la costa, explicó la representante de la universidad.

“Como carrera siempre buscamos la forma que nuestros estudiantes potencien su formación, nuestros chicos hacen prácticas en centros educativos formales, esta será su primera experiencia en un tipo de educación extraescolar, buscamos que aprendan a resolver conflictos educativos, la idea nace de eso, como estamos vecinos atender a quien está más cerca de nosotros, tenemos los recursos de material y humano”, comentó Pombo.

Carlos Massuh, docente de las carreras de Educación Inicial y Básica, señaló que busca asistir a los alumnos en el aspecto técnico de la planificación del acompañamiento a los niños y adolescentes, con base en el diagnóstico sobre las materias de lengua y matemáticas, para después seguir en el proceso de organización de clases y recursos de evaluación de los talleres.

Publicidad

Él contó que los alumnos impartirán conocimientos de actividades lúdicas, bajo una metodología de aprender jugando, para alcanzar objetivos de aprendizaje como ecuaciones básicas, resolución de problemas, redacción de escrito y lectura comprensiva.

“El objetivo es que sientan un respaldo de estar cerca de la universidad, de alguna manera la universidad que se convierte en un polo de desarrollo para la comunidad, no solamente en apoyo educativo, sino que en algún momento esa mejor educación, la comunicación podría ver otras posibilidades de organización y socioeconómicas de desarrollo, podemos tener a niños que sean capaces de liderar cambios en sus modus vivendi y sueños futuros, que no se conformen con lo que tienen y aspiren a ser alguien más”, dijo el docente.

A futuro, Pombo mencionó que esperan tener contacto con docentes y personal de las unidades educativas donde se forman los niños, situadas en la vía a la costa, para tratar de compartir capacitaciones metodológicas y pedagógicas a fin de aportar en mejoras en la impartición de conocimientos. “Queremos atender al niño, la familia y a la escuela”, añadió. (I)