Ante la inquietud ciudadana por rumores de que los transportistas urbanos de Guayaquil se unirían al paro nacional, la dirigencia del gremio aclaró que esa información es falsa y descartó que en el Puerto Principal se dé una paralización del servicio.

Christian Sarmiento, presidente de la Federación de Transportistas Urbanos del Guayas (Fetug), recalcó que únicamente si las manifestaciones derivan en actos violentos o incidentes en los cuales no haya las garantías necesarias de seguridad para los conductores y pasajeros, el servicio urbano se vería afectado.

El mercado mayorista de Montebello amaneció con resguardo policial ante presencia de manifestantes

De lo contrario, dijo el dirigente, seguirán operando hasta ahora con alrededor de 2.000 unidades de un aproximado de 2.300 que tiene la flota urbana en Guayaquil.

“Si llegara a haber esta violencia y las calles de Guayaquil no garantizan el servicio del transportista con sus unidades, estaría en riesgo las unidades y, mucho más, la vida de las personas que transportamos y que forman parte de este servicio”, expresó Sarmiento.

Publicidad

Mencionó que si bien en el contexto de la pandemia del COVID-19 estaban operando con la mitad de la flota, actualmente con la reactivación laboral y el retorno a la presencialidad de las clases, el servicio se da con unos 2.000 vehículos. Los otros 300, dijo, están en desuso por falta de mantenimiento o inconvenientes con las financieras.

Desde la pandemia los transportistas urbanos han solicitado un ajuste de la tarifa del pasaje, que es de $ 0,30. Aducen que el negocio no es rentable considerando los costos de operación y las limitaciones que hubo en el contexto de la crisis sanitaria.

En Guayaquil esta semana las protestas han tomado fuerza. Ayer hubo dos manifestaciones en contra del Gobierno y una de respaldo a la gestión del presidente Guillermo Lasso.

Alcaldesa Viteri ordenó desalojo en exteriores de mercado mayorista de Montebello, bloqueado por manifestantes

Desde la noche de ayer, lunes 20 de junio, hasta la mañana de este martes un grupo de manifestantes impidió que camiones entren y que minoristas puedan tener un acceso normal.

Luego la situación fue controlada, pero en otros mercados como el de la calle Pedro Pablo Gómez la atención al público se interrumpió. (I)