La paralización parcial de los transportistas urbanos se mantuvo este martes en Guayaquil. A las 12:00, los últimos buses de cada cooperativa fueron despachados para brindar el servicio, que comenzó a las 04:00.

Ante esto, la Autoridad de Tránsito y Movilidad (ATM) dispuso que los expresos escolares y furgonetas autorizadas tomen la posta durante las tardes, en que no operan los buses, para poder movilizar a los ciudadanos a sus destinos.

Esta disposición ha generado que los conductores de expresos obtengan réditos luego de más de trece meses de estar paralizados, debido al cierre de la escuelas para las clases presenciales por la pandemia de COVID-19.

Mientras los conductores de este tipo de vehículos manifestaron ayer que en los últimos días han obtenido ganancias de hasta 60 dólares durante las jornadas de 8 horas, el gremio de transportistas de buses urbanos indica que se les complica seguir laborando con normalidad por falta de presupuesto.

Publicidad

Cerca de las 15:00 de este martes, Julio Bazurto se detuvo unos minutos para esperar pasajeros en la vía Perimetral, a la altura de la avenida Casuarina, en el noroeste. Él comentó que tenía una hora laborando y había obtenido 8 dólares.

“Hoy nomás he salido a hacer este recorrido. Voy a avanzar hasta el terminal y de ahí a traer más gente, pero las voy a dejar aquí en la entrada de la 8. Ya más tarde, a eso de las 5, me avanzo hacia adentro, llego hasta Voluntad de Dios”, expresó el conductor.

Él cobra entre 50 centavos y 1 dólar el traslado de pasajeros, dependiendo del sitio donde se bajen.

Suspensión parcial del servicio de transporte urbano en Guayaquil continuará hasta que se concreten ‘medidas de alivio’, asegura dirigente

En esa misma vía, en sentido este-oeste, arribó un expreso escolar minutos después. “¡Venga, autopista, terminal, suba, suba!”, vociferaba un ciudadano desde el interior del vehículo.

Enseguida, tres personas que aguardaban por un carro en un paradero se acercaron y preguntaron el precio. “A cincuenta (centavos), suba”, refirió el voceador. El vehículo detuvo su marcha un par de minutos.

Jorge Carriel, conductor del automotor, explicó que el fin de semana salió a laborar. “El viernes me fue muy bien, ese día me gané más de 80 dólares, pero trabajé hasta las 9 (de la noche). Mi cuñado es busetero y me dijo que iban a hacer paro, entonces saqué el carro”, explicó.

Publicidad

La ganancia neta de él, dijo, fue de 60 dólares el viernes, descontando el valor que canceló por gasolina y pagar al ayudante.

“El sábado y domingo me hice 50 los dos días, no hubo mucha gente. Ayer (lunes) se movió algo más”, agregó el conductor.

David Huayamave, conductor de expreso escolar, explicó que el último fin de semana laboró en zonas del norte como Alborada, Sauces, Garzota hacia el centro. El sábado, indicó, ganó más de 50 dólares.

“Sí es un respiro, es dinero que nos cae bien en esta época de crisis”, afirmó Huayamave.

Evitar salidas innecesarias y tomar al máximo medidas de bioseguridad para no tener nueva alza de casos y fallecidos, aconsejan médicos

Pero la paralización parcial del servicio de buses urbanos, que se inició el viernes 21, ha generado malestar en la ciudadanía. Las críticas a esta decisión del gremio se han replicado en diversas zonas.

Este martes, gremios sociales presentaron un oficio dirigido a la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, respecto a la falta de buses urbanos operando en las tardes y noches en la ciudad.

En la carta, las agrupaciones piden al Concejo Cantonal de Guayaquil que se evite el aumento de la tarifa de pasaje del servicio urbano.

También solicitan que se los reciba en audiencia pública para presentar sus pedidos formalmente el próximo lunes 31 de mayo y lo antes posible se realice una reunión entre los dirigentes de la transportación, la alcaldesa o algún delegado y las organizaciones sociales, a fin de elaborar una propuesta conjunta que se remita al nuevo Gobierno.

Esta iniciativa, según el gremio, pretendería que se deroguen los decretos 1054 y 1183, a fin de que el valor del combustible retorne a los valores anteriores.

La alcaldesa Viteri dijo ayer que el nuevo Gobierno debe solucionar el tema de los combustibles con el gremio transportista. En un evento, la funcionaria recalcó que se autorizó a los expresos de transporte escolar para que cubran las rutas de buses urbanos durante las tardes y las noches.

Semanas atrás, la anterior administración de la ATM mantuvo reuniones con el gremio de transportistas para tratar este tema. Incluso, en una de las últimas citas, la dependencia municipal les prometió un estudio técnico para analizar el impacto técnico del alza del combustible en la operatividad del servicio. (I)