Jacqueline se cubría del sol en un paradero de bus en los exteriores del hospital del Guasmo sur. Ella tenía en un papel escrito el nombre del medicamento midazolam, uno de los anestésicos que se usan en el proceso de atención de un paciente UCI-COVID-19. Ella esperaba a un familiar para acudir a comprar ese y otros insumos de limpieza, pues su esposo de 52 años está internado hace una semana en el hospital.

Ayer, en los exteriores del hospital Guayaquil Abel Gilbert Pontón, en el suburbio, Anna estaba arrimada a las rejas de consulta externa esperando a una enfermera para entregarle alcohol, pañitos húmedos, pañales, catéteres, jeringas, para su mamá de 54 años que sufrió un derrame cerebral. “Apenas se van terminando esos insumos ya nos dicen para traerle más, ahí nos avisan, ya va a cumplir un mes internada y es un gasto tremendo para nosotros”, dijo.

Mientras Anna hacía esa denuncia, otras personas aprovecharon la visita sorpresa del vicepresidente Alfredo Borrero y de la ministra de Salud, Ximena Garzón, justamente para enterarse de la realidad que hay en hospitales de tercer nivel en Guayaquil.

Su recorrido empezó en el hospital del Guasmo sur, centro centinela de atención COVID-19 a nivel regional. Luego acudieron al hospital Abel Gilbert Pontón, donde se atienden las emergencias complejas y a pacientes con enfermedades catastróficas como cáncer, trasplantados, enfermedades renales crónicas, eventos cerebrovasculares, entre otras atenciones.

Publicidad

Borrero indicó a manera general que no puede ser que en los hospitales no tengan los medicamentos ni los tratamientos para los pacientes y que ellos van a reportar estas visitas al presidente Guillermo Lasso y harán un análisis global para un manejo adecuado a la salud y combatir al fenómeno que tiene el Ecuador: la corrupción.

“Estamos muy preocupados no solo por las unidades de salud en Quito, del país, aquí en Guayaquil se nos han acercado los pacientes a decirnos que no hay los medicamentos, no existen los reactivos (de laboratorio) y tienen que sacar de su bolsillo para tener que pagar. Estamos haciendo un diagnóstico para abastecer a los hospitales. Esto nos tomará unas semanas, pero créanme que estamos tratando de implementar nuestro plan de abastecimiento lo más pronto posible para que la ciudadanía tenga fármacos y reactivos”, explicó Garzón.

Añadió que en la página web del Ministerio de Salud pueden denunciar cualquier inconveniente en la atención. “En forma global estamos haciendo estos recorridos para hacer un diagnóstico visual, pero vamos a hacer uno más profundo de los procesos que suceden dentro de cada hospital para darles solución”, expresó la ministra.

El vicepresidente añadió que así como se ha desarrollado el plan de vacunación 9/100, igual se está creando un programa para abastecer los hospitales y liberarlos de la corrupción.

Publicidad

La presencia de las autoridades puso en alerta a los familiares de los pacientes que quisieron acercarse a denunciar la falta de medicamentos. Allí, en ese hospital, también se denunció la falta de medicamentos para pacientes con cáncer y con enfermedades hepáticas como la cirrosis.

Ese era el caso de una mujer que prefirió no dar su nombre, pero que comentó que su padre padece de cirrosis y antes le daban los medicamentos como la furosemida, que es un diurético utilizado en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca congestiva, hipertensión y edemas. “También le daban la espironolactona, pero ya últimamente tenemos que estar comprando, las atenciones son demoradas también, dan la consulta y los exámenes son demorados”, comentó ayer afuera del hospital.

Antes de la visita sorpresa que realizaron ayer las autoridades, en recorridos que hizo este Diario en los exteriores de hospitales y por denuncias de profesionales de la salud se conoció sobre la escasez de guantes de manejo y estériles, soluciones antisépticas, protectores para el estómago tipo omeprazol, sonda vesical y nasogástrica y antibióticos de amplio espectro tipo colistina.

Y los medicamentos para la atención UCI como el midazolam, fentanilo, rocuronio. También para prevención de trombosis como la enoxaparina.

Publicidad

En el IESS

Según profesionales de la salud que laboran en el hospital Teodoro Maldonado Carbo, también se reporta bajo stock en medicamentos como omeprazol IV, ácido tranexámico IV, antibióticos, enoxaparina que es anticoagulante, ketorolaco IV, sondas vesicales, catéteres doble J para cálculos, lidocaína en gel, antisépticos, jabones, agua oxigenada y yeso para tratar fracturas. (I)