La situación ha provocado inquietud y cuestionamientos. Desde el lunes de esta semana, cuando las protestas en Guayaquil en contra del Gobierno nacional han subido de tono, se ha observado a servidores civiles del Municipio porteño portar aparentes cables de color negro que se asemejan a látigos.

El escenario es parte del paro nacional convocado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) en demanda de políticas públicas que ayuden a contrarrestar la compleja situación económica que vive el país.

Y en Guayaquil, el que los empleados municipales tengan esos cables negros, en momentos puntuales, va a tono con el llamado de la alcaldesa Cynthia Viteri a “proteger a la ciudad, porque es la ciudad que les da trabajo”.

Así lo dijo ayer, martes 21 de junio, en las instalaciones de la Corporación para la Seguridad Ciudadana de Guayaquil (CSCG), mientras informaba sobre incidentes protagonizados por manifestantes en la Terminal de Transferencia de Víveres de Montebello.

Publicidad

Acatando ese llamado de la administradora de la urbe, la tarde del martes servidores del cabildo, de fundaciones y corporaciones municipales acudieron a los bajos del Palacio Municipal, que permanece cercado con vallas metálicas, y estuvieron allí por algún tiempo. Muchos ‘armados’ con estos cables.

Su uso no fue necesario, aparentemente, pues no hubo manifestaciones que se dirigieran al Municipio. Contrario a lo que pasó en Montebello en la mañana, cuando protestantes quisieron impedir el ingreso de comerciantes minoristas en medio de fricciones con las fuerzas del orden público. Incluso con agresiones a periodistas y de aquello fue víctima un equipo de este Diario.

¿De dónde salieron esos cables?

Desde el Municipio dicen no saber, aunque aquello no les parece muy creíble a quienes han cuestionado el asunto.

“Algún solícito, alguien decidió traer y repartir eso. Se está investigando, pero para nada. Para nada, esos cables fueron iniciativa de alguien. Nosotros creemos que puede ser gente de afuera, que acompañan también. Ayer (martes) había muchos líderes barriales que aparecieron en la madrugada para ayudarnos a cuidar, pero no es parte de la estrategia municipal”, refirió el concejal Jorge Rodríguez al ser consultado al respecto.

Publicidad

La plaza Centenario es uno de los sitios que permanecen con resguardo permanente en la ciudad. Foto: El Universo

El edil reconoció que defenderse con ese tipo de instrumentos sería una “situación de ataque extremo” en relación a que, afirmó, no es política del Municipio responder con violencia hechos violentos.

“Nuestra propuesta de respuesta es pacífica. Nosotros vamos a defender los bienes de la ciudad, nos vamos a defender en el palacio de la ciudad, como un lugar emblemático, pero esto es un tema de no estar a la misma altura de estos manifestantes que lo que quieren es generar el caos y la violencia”, remarcó Rodríguez.

Muchos de esos cables han sido retirados en una iniciativa conjunta con el vicealcalde Josué Sánchez, agregó el edil.

Pero un poco opuesto al discurso del concejal Rodríguez, un funcionario municipal sí reconoció que los cables en cuestión son “para defensa”. A eso añadió: “No salimos, esperamos en nuestra casa municipal o en nuestros mercados”.

Publicidad

En lo que sí coincidió con el edil es en adjudicar la dotación de esos instrumentos a la ciudadanía.

‘Complicidad institucional’

Billy Navarrete, secretario ejecutivo del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, considera que en esta situación hay una especie de “complicidad institucional” para la violencia.

El activista señaló que en Guayaquil no se han registrado hechos violentos o vandalismo durante las jornadas de movilización por la avenida 9 de Octubre, por ejemplo. Por tanto, dijo, no hay razón para una respuesta de este tipo que reúne las condiciones para ser investigada incluso judicialmente.

“Aquí lo que se va a, digamos, notar es un elemento intimidatorio que para nada ayuda al ejercicio de los derechos, sobre todo, a la manifestación pacífica que acá (Guayaquil) desde la semana pasada y especialmente esta semana se han venido registrando”, mencionó Navarrete. (I)