Las festividades de Navidad y Año Nuevo hacen de diciembre el mes en el que mayoritariamente se comercializan artefactos explosivos, muchas veces elaborados y guardados artesanalmente, sin las garantías necesarias para evitar incendios.

Esta semana, las autoridades locales ejecutaron operativos de control en el sector de la Bahía Huayna Cápac, centro de Guayaquil. Como resultado, la comisaría cuarta municipal dispuso la clausura de cuatro módulos por almacenar y expender artefactos explosivos.

Decomisan material explosivo que iba en un bus rumbo a la frontera norte de Ecuador y que podía haber destruido una cuadra entera

La novedad fue detectada por los delegados de la Dirección de Justicia y Vigilancia, quienes informaron sobre la anomalía.

Ante ello se abrió un expediente en la comisaría que ordenó su cierre, como medida cautelar.

Durante el operativo de colocación de sellos se encontraron cartones con elementos explosivos, por lo que los adjudicatarios tienen diez días para comparecer ante la autoridad municipal.

Hasta el momento solo dos de ellos han cumplido con este procedimiento, indicó el cabildo porteño.

Cajas con pirotecnia se decomisaron en Bahía

La ordenanza que norma el uso y operación del espacio y vía pública en el sector denominado Bahía prohíbe la venta de artefactos explosivos en ese sector, por lo que sería considerada una falta grave.

El mal manejo de estos productos ya ha causado siniestros en la Bahía. La mañana del 5 de diciembre de 1997, por la explosión de un millar de torpedos (compuesto de piedra y pólvora) se inició uno de los más grandes incendios que cobró la vida de 11 personas y dejó heridas a otras 38. (I)