Mientras en Guayaquil, el ministro de Salud, Camilo Salinas, dijo la tarde de este miércoles que el paciente de 50 años, identificado como el primer caso con la variante brasileña en el país, participó en una boda junto a 90 personas en un hotel de Loja, desde esta última localidad se niega aquello.

El ciudadano se encuentra en estado delicado en el hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), en Loja. Así lo detalló el ministro de Salud, Camilo Salinas, durante la jornada de vacunación en la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol).

El funcionario mencionó que el paciente, el pasado 18 de marzo, estuvo en una boda en Loja, en la cual de acuerdo con el listado participaron 90 personas, allí ingresaron ciudadanos brasileños y ecuatorianos. Esa celebración no estuvo autorizada, sostuvo.

Qué se sabe de la P1, la variante brasileña del coronavirus que ya está en Ecuador

Salinas comentó que la Gobernación de Loja está investigando para dar con los responsables de este evento que se realizó de forma clandestina, sin permisos.

Publicidad

“Recordemos que la variante P1 tiene mayor transmisibilidad y que puede ser más complicada, pues sí es una variante nueva y si no nos protegemos, puede ser mortal”, recalcó el ministro.

En declaraciones recogidas por medios digitales, Alfredo Vera, coordinador zonal de Salud, refirió que el paciente estuvo en un hotel de la Loja y que se ha pedido la lista de 70 o 90 personas que asistieron a una fiesta de matrimonio, las cuales iban a ser investigadas e incluidas en un cerco epidemiológico.

Estas declaraciones fueron difundidas en redes sociales y han creado cierta preocupación en la ciudadanía.

“Yo estuve monitorizado (monitoreando), también tenemos personal que nos monitoriza (monitorea). Incluso hablé con mucha gente de medios de Quito, y hasta la fecha creo que no hemos alarmado más de lo necesario, porque recuerden que estamos en una pandemia (…) no me voy a contratar (retractar) de mis palabras, lo manifestado ayer me mantengo (…) yo no dije que el (paciente ahora contagiado) participó en la fiesta, que estuvo en un lugar donde se produjo una fiesta de más de 70 personas, pero obviamente tiene contactos indirectos”, expresó Vera.

Mientras, voceros de la Asociación de Hoteleros afirmaron que, efectivamente, el paciente estuvo hospedado desde el viernes 19 de marzo, y desde que entró fue aislado por protocolo exigido y contratado por la empresa minera donde trabaja.

Es decir, el trabajador ingresó y no salió de su habitación por ocho noches ni para comer, pues podría ser captado por las cámaras de vigilancia, y aquello podría ser reportado a su trabajo.

Publicidad

Al séptimo día de aislamiento, dijeron, el trabajador fue sometido a una prueba PCR para al día siguiente viajar a su lugar de trabajo, en la provincia de Zamora Chinchipe, si es que resultaba negativo.

Es decir, explicaron, este paciente tuvo una prueba negativa y fue trasladado a su lugar de trabajo. Días siguientes empezó a presentar síntomas leves, fue aislado y atendido por personal médico en su lugar de trabajo y luego referido a una clínica particular, para finalmente ingresar al hospital del IESS de Loja, con complicaciones respiratorias en calidad de paciente moderado.

El hotel confirmó que hubo una fiesta de matrimonio el 20 de marzo, debidamente autorizada dentro de la permisibilidad que ha dado el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional. Sin embargo, después de revisar la lista de invitados descartaron la posibilidad de que el paciente de la variante brasileña haya estado allí.

Consideraron desacertadas y alarmantes las versiones que dio el coordinador zonal de Salud, sin antes hacer un seguimiento minucioso de los pacientes reportados para un seguimiento epidemiológico.

Según el coordinador zonal de Salud, el cerco epidemiológico supera las 120 personas. (I)