El clamor de muchos años en Guayaquil empieza a cristalizarse en la avenida Barcelona, donde un grupo de obreros municipales ejecuta trabajos de construcción de las rampas de una ciclorruta que en un tramo de 100 kilómetros conectará hospitales, mercados, centros comerciales y demás sitios en los cuatro puntos cardinales.

Si bien esta propuesta es parte del plan maestro diseñado en la administración municipal de Cynthia Viteri, la crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha acelerado la implementación de la ciclorruta.

Y es que en este tiempo en que se sugiere evitar aglomeraciones y conservar el distanciamiento social, la bicicleta ha sido el medio de transporte alternativo a los buses urbanos y al sistema Metrovía, de alta demanda de usuarios.

Más aún cuando el Puerto Principal ha sido la ciudad considerada foco de la pandemia, por la alta incidencia de casos. Hasta ayer, el Ministerio de Salud Pública (MSP) reportó 9909 contagios de COVID-19.

Publicidad

En una primera fase que abarca 40 kilómetros, el circuito comprenderá las avenidas José Rodríguez Bonín, Barcelona, 9 de Octubre y Malecón, más las calles Portete, Argentina, García Moreno, 10 de Agosto, Junín y Hurtado.

Algunos tramos serán bidireccionales y otros tendrán la misma orientación de la calle.

María Lorena Apolo, asesora del cabildo en temas de urbanismo, señaló que el circuito de la ciclorruta va en sintonía con la reinvención del espacio público al que apunta el Municipio con propuestas como la de volver más caminables las aceras de ciertos sectores.

“Lo que nos pasó nadie lo buscó, pero si ya pasó hay que verlo como una oportunidad y parte de la reinvención justamente viene por la ciclorruta”, manifestó la asesora.

Gina Galeano, presidenta de la Mesa de Movilidad Urbano Sostenible, refirió que la ciclorruta tiene un enfoque de traslado origen-destino.

“Que la ciudadanía tenga la capacidad de moverse de un punto al otro de la ciudad, a través de estas ciclorrutas marcadas, segregadas, exclusivas para el uso de ciclistas y de cualquier otro vehículo de micromovilidad. Está todo configurado y pensado desde una mirada integral”, remarcó.

Publicidad

Los carriles exclusivos para ciclistas tendrán señalética vertical y horizontal y dispositivos que garanticen seguridad a los usuarios.

Para el próximo mes, en el marco del aniversario 485 del proceso fundacional de Guayaquil, la alcaldesa Cynthia Viteri prevé inaugurar una parte de los primeros 40 kilómetros de ciclorruta. Y para finales de este año se espera llegar a los 100 km de intervención.

Tanto Apolo como Galeano coincidieron en que si bien esta ciclorruta parte de un concepto de movilidad sostenible, a futuro se implementarían rutas con un enfoque turístico.

La Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) continúa con su propuesta de bicicleta en la ciudad, que incluye varios componentes como el de poner estos vehículos alternativos a disposición de los usuarios.

Para ello se lleva adelante una consultoría con el fin de establecer el modelo más conveniente para la urbe.

Alberto Hidalgo, de la comunidad de ciclistas, refirió que este es el inicio para dar mejor uso al espacio público. Es un buen comienzo, dijo.

“De nada nos sirve un carro parqueado 24/7 (veinticuatro horas los siete días de la semana) a que por ahí podrían pasar muchas personas en bicicleta y en una parte segura”, expresó el joven y agregó que a futuro lo ideal sería que toda la ciudad sea pedaleable sin que el ciclista tenga miedo de ser embestido por un carro. (I)