Con planes de financiamiento, algunas de las universidades privadas de Guayaquil y Samborondón intentaron mantener el número regular de estudiantes en el semestre que, en la mayoría, se inicia el 4 de mayo. Sin embargo, hubo deserciones, pero no en el grado que se temía en Guayas, la provincia epicentro del coronavirus.

El vicerrector de la Universidad Politécnica Salesiana, sede Guayaquil, Raúl Álvarez, revela que hasta el viernes 1 de mayo tenían matriculados 6700 alumnos para iniciar sus clases 100 % online el lunes 4 de mayo. Es el 80 % de los registrados en el semestre anterior, pero con entusiasmo asegura que llegarán al 90 % de los 8300 inscritos en el periodo pasado. Esto hasta finalizar la etapa de matriculación que se prolongará al 31 de mayo para nuevos estudiantes.

Afirma que los alumnos antiguos pueden asistir a las clases virtuales sin haber cancelado la matrícula e incluso teniendo alguna deuda pendiente, pero durante el semestre deberán regularizar su situación.

Si por motivos de fuerza mayor uno no cancela el 100 % de lo adeudado, podrá repetir esta operación en el siguiente semestre, precisa el catedrático.

Publicidad

Confiesa que proyectaron que se matricularían de 3000 a 4000 por ser esta la ciudad más golpeada por el COVID-19, pero con las cifras de inscritos celebra que los guayaquileños no se detengan en su progreso.

Jimena Babra Gilbert, canciller de la Universidad Casa Grande, señala que regularmente la institución cuenta con 2000 estudiantes entre pregrado y posgrado y en el nuevo semestre ordinario 1-2020 “el número no ha disminuido dramáticamente, pero sí la cantidad de materias o créditos que están cursando”.

Explica que esto significa que el alumno que se matriculó en lugar de tomar cinco o seis materias de su malla ha decidido tomar dos o tres y paga únicamente lo que cursará. “Los estudiantes que han tomado la decisión de bajar la cantidad de clases nos han indicado que esperan ponerse al día en el semestre ordinario 2 que se inicia el próximo septiembre y luego nivelarse en el semestre de recuperación previsto para febrero 2021”, dice.

Joaquín Hernández, rector de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES), indica que la estrategia de los entes particulares ha sido abrir el financiamiento, dar plazos mayores, sin cobrar intereses, dando el máximo de facilidades, y destaca la flexibilidad.

“¿El tema (bajar) costos por qué nosotros no lo aceptamos? Por una razón muy simple: el 70 o 75 % de nuestro presupuesto es en pago a docentes y colaboradores, no es como otras empresas que solamente es el 20 %. Si nosotros empezamos a bajar, lo que vamos a hacer es dañar la empleabilidad de personas que en este momento gozan de ingresos”, manifiesta al referir que el mayor problema del Ecuador es mantener los empleos en empresas que se están viendo afectas por la crisis derivada del aislamiento decretado para controlar el nuevo coronavirus.

Agrega que están conscientes de que es una hora difícil y deben apoyar a sus estudiantes, por ello hay mayor flexibilidad y ayudas. “La Ley de Educación Superior nos exige a las universidades particulares que demos el 10 % de becas y las universidades, en general, estamos dando más allá del 20 %, 25 %, probablemente, entre ayudas económicas”, dice e insiste en que por el camino becas o ayudas familiares se bajan costos con base en estudios socioeconómicos. Reclama el compromiso de estudiantes y padres de familia para proteger a sus instituciones. La manera de hacerlo es que quienes no necesitan esta flexibilidad no la pidan, apoyando así a los que la requieren, precisa el rector.

Publicidad

La UEES inició clases al finalizar el mes de abril. Y Hernández sostiene que han tenido un repunte, incluso mayor al que tuvieron el año pasado, tanto en toma de créditos como en número de estudiantes.

La Universidad Ecotec está en el grupo mayoritario de las que inician clases el 4 de mayo. Su rectora, Gilda Alcívar, explica que sus plataformas y su personal están listos para dictar las clases online, pero también en su campus se han redoblado las medidas de asepsia para estar preparados en el momento que el Gobierno y el COE cantonal den la disposición de regresar a clases presenciales.

Recalca que la educación en línea requiere mayores esfuerzos tecnológicos y humanos, pero la Ecotec entiende los efectos de la pandemia y da el 50 % de descuento en la matrícula; además, quienes lo necesitan pueden acogerse al plan de diferimiento 60-40, que consiste en pagar el 60 % de los valores de las materias y el 40 % restante se difiere en cuotas, sin intereses, que se empezarán a pagar 30 días después de que se levante la emergencia.

Alcívar asevera que están con los niveles regulares de registros de estudiantes. Igual las matrículas se extenderán toda esta semana.

La Universidad Católica de Santiago de Guayaquil también tiene previsto iniciar clases el 4 de mayo, según las redes sociales de la entidad.

Hasta el cierre de esta edición esperábamos la confirmación de una entrevista que solicitamos el 30 de abril para hablar del inicio de clases, matrículas y pensiones. El 24 de abril, en la cuenta de Twitter de la Delegación de Estudiantes de la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales y Políticas-UCSG, se expresó preocupación por los costos de las matrículas y pensiones y se pidió un cobro “acorde” con la modalidad online “y no como si siguiéramos en modalidad presencial”. A las redes sociales de este Diario llegaron quejas similares. (I)