El alcalde Jaime Nebot presentó este jueves la segunda fase del programa Guayarte, proyecto cultural destinado a fomentar y promocionar el arte urbano en Guayaquil.

“Este proyecto que se hará realidad entre julio y octubre del próximo año, será un icono de arte urbano bien entendido, de cultura, de esparcimiento gratuito y de complementación con la gastronomía y de turismo”, indicó Nebot, quien además anunció que para finales de agosto o inicios de septiembre se elevará este concurso al Portal de Compras Públicas.

De acuerdo a lo explicado por el alcalde, la segunda fase del proyecto constituirá un espacio especial, con construcciones propias para el desarrollo de este tipo de proyectos de arte urbano, pero con efectos de permanencia y alternancia de lo que se exhibe.

Detalles del proyecto

El programa Guayarte contará con tres zonas: la primera, la Plaza Gastronómica, ubicada frente a la av. Kennedy, junto a la Universidad de Guayaquil; la segunda, el puente Zig-Zag, y, la última, la plaza destinada principalmente a actividades artísticas, situada frente a la av. Carlos Julio Arosemena y la Universidad Católica. Todas serán diseñadas para promover un espacio público dedicado al arte urbano para la comunidad.

La Plaza Gastronómica estará conformada por plataformas flotantes, que pueden ser edificaciones y/o contenedores en la planta baja, donde se instalarán restaurantes, que serán un polo de atracción para el público del área de influencia de esta importante obra, que a su vez la integra a una vista natural del Salado.

El proyecto también contempla un primer piso donde se prolonga la Plaza Gastronómica; en el segundo piso alto se desarrollarán dos áreas verdes y miradores para el esparcimiento, escuchar música y descanso. La plaza Guayarte también dispondrá de 110 parqueos públicos.

Naturaleza y color

Adicionalmente todo el diseño arquitectónico contribuirá a que el visitante disfrute de un ambiente natural, amigable y colorido, sobre todo en la noche cuando se combinará con un juego de luces multicolores produciendo una vista cálida y de gran impacto.

El diseño es el resultado de una mezcla de arte y arquitectura vanguardista del entorno de la ciudad. Contará con accesos tanto por la Av. Carlos Julio Arosemena, como por la Av. Kennedy, es decir, en ambas márgenes del Estero Salado.

Nebot recordó que la primera fase del proyecto se inició con los murales en las pilas de los pasos elevados, el que luego se expandió a otro tipo de espacios, como por ejemplo, las escalinatas en donde se hizo un mural de la Niña y la cometa y otros que se construirán en escalinatas y faldas de los cerros. (I)