Rubén Aguirre fue un actor mexicano que interpretó al personaje del Profesor Jirafales, en una de las series de televisión más icónicas de Latinoamérica como lo fue “El Chavo del 8″.

No obstante, las ganancias que obtuvo durante más de 4 décadas en el programa humorístico, no fueron suficientes para la vida y los problemas personales a los que tuvo que enfrentarse.

Así fue la vida de Rubén Aguirre

Según reseñó La Nación, antes de ser el Profesor Jirafales en la vecindad de “El Chavo del 8″, Rubén tenía una vida completamente alejada de la actuación. Estudió y se graduó como ingeniero agrónomo de la Escuela Superior de Agricultura Hermanos Escobar en Chihuahua, México.

Aunque no ejerció la profesión, también fue cronista y locutor de radio entre los años 1962 y 1970.

Publicidad

Luego, de la mano de Roberto Gómez Bolaños pudo participar en los programas televisivos de Chespirito, interpretando en varios escenas al gánster Rufino Rufián o El Shory. Además de ser el fiel compañero lunático de Chaparrón Bonaparte en “Los Chifladitos”.

Sin embargo, estos proyectos no le garantizaron una estabilidad económica, a pesar de la fama mundial que se ganó entre los años 70 y 80.

¿Te acuerdas de las frases del profesor Jirafales? ¡Míralas aquí!

Los problemas familiares de Rubén Aguirre

Muy contrario a lo que se cree, Rubén Aguirre no cosechó una gran fortuna y, según reveló su hija, Verónica Aguirre, su familia estuvo en quiebra durante mucho tiempo.

El actor mexicano tenía un circo móvil bastante exitoso en Argentina, con el que recorría el país para entretener a cientos de personas. Sin embargo, en 2007 sufrió un accidente automovilístico junto a su esposa, Consuelo Reyes.

Publicidad

Su pareja recibió la peor parte, pues, ella perdió una pierna y tuvo que ser operada en varias ocasiones para mejorar su calidad de vida, mientras que él se vio en la obligación de abandonar los escenarios por las secuelas sufridas que lo dejaron en silla de ruedas.

La teoría del porqué Doña Florinda y el Profesor Jirafales no llegaron a algo más en su relación

Su hija Verónica, explicó que los gastos médicos por las cirugías, los medicamentos y las rehabilitaciones de sus padres en esos momentos eran tan elevados que sobrepasaron los montos y contratos de los seguros de vida. Al final, esto generó una gran debacle económica para el núcleo familiar.

Rubén también sufría de diabetes y necesitaba con urgencia una operación de vesícula, y las enfermedades agravaron la ruina económica.

Debido a estos padecimientos, el 17 de junio de 2016, Rubén Aguirre falleció a los 82 años de edad en Puerto Vallarta, Jalisco. Y según algunos medios, dejó una deuda de 5.000 mil dólares y una demanda archivada. Su esposa Consuelo, murió dos años después. (E)

Te recomendamos estas noticias