El fallecimiento de un reconocido artista ecuatoriano se convierte en el detonante para que dos seres —con una historia de amor en el pasado— se rencuentren luego de 30 años. Un homenaje a la memoria de un personaje que ha transitado al más allá une a este par en el camerino de un teatro. Se trata de la obra Noche de los grillos, interpretada por Andrés Crespo y María Ortega, y dirigida por Daniel Llanos.

En la obra, ella es una escritora consagrada en Europa y él es un afamado cantante latinoamericano de música romántica que en este rencuentro descubren cómo su forma de ver la vida y de sentir se ha transformado con el pasar de los años, dejando esa mirada genuina atrás. Su encuentro revela la verdadera naturaleza de su relación adolescente y hace un repaso melancólico por la vida de cada uno de ellos, sin dejar destellos de humor de lado.

“Es una obra como la vida: ninguna vida es una sola cosa, ninguna persona solo se ríe o solo llora, o solo sufre, o solo se cuestiona”, sostiene Ortega, en estrevista con este Diario. Ella explica que este rencuentro tiene partes tristes, duras, chistosas y muchos recuerdos.

Ortega describe a su personaje como una mujer compleja, que necesita pensarlo todo y que, en ciertas ocasiones, habla de más. “Incluso la superficialidad toma un tinte profundo, por la manera como ella la piensa, la analiza, la vive. Es una mujer intensa, que siente mucha pasión por lo que hace y que ha tenido que tomar decisiones fuertes en la vida”, detalla.

Publicidad

María Ortega actúa en 'Noche de los grillos'. Foto: Cortesía

En tanto, Crespo define a su personaje como un bolerista guayaquileño que valora mucho su ciudad. “Es un hombre al que le gusta mucho su entorno. Es una persona que no tiene afanes particulares de viajar, más que para cantar. El resto del tiempo, es una persona que goza mucho de su popularidad y del trabajo que ha realizado dentro de Guayaquil. Tiene un apego muy grande a la ciudad, y en eso basa su arte, su música; en eso se basa su identidad”, menciona.

Y esto precisamente aborda la pieza teatral, esa exploración constante de la identidad que proponen los personajes para entender quiénes son. “La identidad no es algo que uno proclama o manifiesta, sino que siento que es algo que uno busca. Es un camino en el cual nos encontramos los guayaquileños, en ese camino hacia construirla, y eso no puede suceder si no transformamos nuestra realidad”, menciona Crespo.

Andrés Crespo actúa en 'Noche de los grillos'.

Además de ese toque político con el que los personajes reflexionan sobre algunos detalles de la ciudad. “También tiene que ver la forma con que la ciudad es manejada, los vacíos y el futuro de la ciudad”, añade el actor.

El nombre de la obra —entre otras cosas— hace referencia a la infaltable invasión de grillos que inunda los inviernos de Guayaquil, su particular sonido y su olor al día siguiente. Además que es el título que lleva uno de los libros de la protagonista.

Publicidad

Andrés Crespo y María Ortega durante las primeras funciones de 'Noche de los grillos'. Foto: Cortesía

Para Ortega y Crespo, el tema de los rencuentros no es nuevo: ellos mismos se conocen desde la infancia por la amistad que mantuvieron sus padres. “Con María, que se fue a los 18 años de Guayaquil, nos encontramos una vez a los 35 años en París, por la muerte de un familiar; y luego nos encontramos en Guayaquil, por la muerte de otro familiar”, cuenta el actor.

Noche de los grillos se presenta en la Tercera Sala del Teatro Sánchez Aguilar, los jueves, viernes y sábados de mayo a las 20:00. La entrada tiene un costo de $ 20. (I)