La música es la vida de las artistas Beatriz Gil, guayaquileña, y de la quiteña Margarita Laso, quienes a lo largo de su carrera se han presentado en diferentes escenarios y este viernes, 27 de mayo, tendrán la oportunidad de estar en la misma tarima, en el Teatro Capitol, en Quito, en el espectáculo Voces eternas, que ofrece el Museo del Pasillo y el Teatro.

El Museo del Pasillo les hace un reconocimiento de la condecoración de la Orden Nacional al Mérito en el grado de caballero, que está previsto reciban durante el show que iniciará a las 19:00. Al concierto en que actuarán Gil y Laso se sumará la Gala de pasillos con el recital de Marcelo Sánchez y el Trío Alvarado.

“Es un motivo de inmensa satisfacción”, dice Gil respecto a la condecoración. Gil es soprano e hija de la también artista Beatriz Parra y del extinto director de coros Enrique Gil.

“Hay un dicho que dice: ‘nadie es profeta en su tierra’, pero yo me siento realmente correspondida por mi país y por mi gente, y agradezco esa sensibilidad y esa deferencia para conmigo”, añade la guayaquileña, que tiene “premios mundiales” como el obtenido en El Cairo, donde se realizó el VI Festival de Canto; en Perú el galardón a la mejor voz, en 1995; y en Portugal, en 1992.

Publicidad

Además, en el 2015 recibió la condecoración al Mérito Cultural por parte de la Asamblea Nacional.

Condecoración de la Asamblea para la soprano Beatriz Gil

Por su parte, Laso resalta “la suerte de estar en un recital de pasillos, de estar en un teatro muy lindo, de compartir con Beatriz que tiene una trayectoria y que ha luchado por sostener este camino de la música con su bellísima voz. Como músicos buscamos siempre estos momentos para llegar al corazón del público y para sostener el nuestro”.

Margarita Laso, escritora y cantante popular

“El Museo del Pasillo, que tiene este afán de valorar y de dar un poco de luz a lo que hacemos quienes cultivamos la música ecuatoriana, la música en realidad... Estas son las ocasiones para juntar las voces y es de lo que se trata, de juntarnos. La música suele ser, en efecto, una de las ramas que nos amarra a la idea de lo nacional, de lo ecuatoriano, a la idea de la pertenencia a una geografía tan rica y poderosa como la nuestra”, agrega Laso.

Tanto Gil como Laso se adentraron en la música desde muy temprana edad.

Publicidad

En el caso de la guayaquileña, cuenta que su trayectoria se inició en 1994, aunque lleva cantando toda su vida. “Me gradúo en el 87, pero comienzo a cantar música popular (latinoamericana, ecuatoriana) en 1994. Yo canté antes de hablar, incluso. Estudié piano desde los ocho hasta los 20 años”, asegura la artista, que también ha interpretado música clásica y posee una maestría en Bellas Artes con especialización en canto y dirección coral.

‘Se dice que el violín es el instrumento más parecido al canto’, afirma Roman Patočka, el violinista de República Checa que está de visita en Guayaquil

En tanto, la quiteña, tiene cerca de 40 años de carrera musical, también empezó siendo niña, pero cita su primer recital en 1989. “Para entonces yo tenía algunos años de estar en los escenarios, pero en el 89 lo que hago es decidir este camino en el que yo me doy cuenta de que yo misma tengo que llevar adelante el proyecto de cantar”, dice la artista, de 59 años.

En cuanto a los proyectos musicales, Laso indica que está cerrando unas producciones musicales. “Algunas ya tienen bastante tiempo y nos hemos visto como en el aprieto de sacar canciones de una en una, pero ahora trataremos de sacar un grupo de temas a manera de un álbum, esperamos que esto sí nos pueda llevar nuevamente a otras alturas. Tenemos el afán de presentar más canciones inéditas nuestras. Siempre poner algo nuevo dentro de este paisaje”, señala.

Margarita Laso: ‘El recorrido por los géneros es de enorme diversidad’

En su faceta de escritora, Laso dice que en estos años de aparente silencio ha estado “trabajando, trabajando” y falta el “empujón” para cerrar algunos temas y presentar un nuevo trabajo literario.

La entrada para el espectáculo Voces eternas es gratuita, pero a través de redes sociales anunciaron que se agotaron. El Teatro Capitol está ubicado en las calles Gran Colombia 13377 entre Ramón Egas y Julio Castro, en Quito. (I)