La guayaquileña María Cecilia Jurado Noboa siempre supo que quería cantar, pero también siempre percibió que más allá de la voz, la música escondía otro ‘superpoder’ y se propuso atraparlo a través de la musicoterapia, disciplina en la que se especializó y que le permitió entender a profundidad los efectos y beneficios de la música y a qué niveles, incluso neurológicos, actúa.

“Todo eso me parece fascinante”, contó desde Ciudad de México la artista, conocida en la industria musical como Ceci Juno, y que esta semana celebra el lanzamiento de su último disco, Temporal, cuyas letras también invitan a su público a un proceso de sanación desde el reflexionar sobre las diversas circunstancias de la vida.

“Poco a poco encendemos una luz, si empezamos desde adentro a calmar esta inquietud. Si abrazamos, nada puede hacernos daño”, canta en el coro de Desde adentro, tema que cierra el álbum y que sorprende con una producción que destaca la voz de la cantautora con suaves notas de piano que se potencian, con sintetizadores y más voces que dan un efecto coral, a medida de que la composición también aumenta su intensidad.

El disco de nueve canciones fue producido en conjunto con su esposo, Sebastián Barniol.

Publicidad

Portada de 'Temporal', álbum ya disponible en Spotify.

¿Siempre supiste que este sería el tema final?

Sabía que esa canción iba en el álbum, pero no había decidido que lo iba a cerrar. Habíamos grabado el demo con otro arreglo en 2020, pero este año, cuando la volvimos a escuchar, decidimos sacarle las guitarras y cambiarla por completo. Y entonces, al escuchar cómo quedó el arreglo final, el ambiente general de la canción, junto con la letra, resultó una combinación tan poderosa que decidimos que tenía que cerrar el disco, porque te deja en un ánimo reflexivo, en un mood muy introspectivo y fue una manera de concluir todas las otras emociones que el disco atraviesa.

¿Cuál es la historia detrás del título del disco?

Ya había terminado todas las canciones y todavía no tenía título porque no encontraba una palabra que lo englobe y, no me acuerdo dónde la vi, ni quién la dijo, pero vi en redes una frase que me causó una impresión muy fuerte y que decía: “Aprovecha la versión de ti que eres en este momento porque cada versión de ti es temporal”. Es decir, que de aquí a un año no serás la misma persona que eres en este momento, entonces ahí hice clic con la palabra temporal que resultaba ideal para describir todas esas distintas etapas de las que habla el disco, porque cada una es temporal. E incluso yo misma no me siento la misma persona ahorita, que cuando recién empecé a escribir el disco.

Publicidad

Comenzaste a trabajar el disco en Guayaquil y luego lo continuaste en México y todo en medio de la pandemia de COVID-19, ¿cómo fue ese proceso?

Yo lancé mi primer disco, Fantasmas, en el 2019 y con lo acelerada e intensa que soy con mi carrera, quería tener otro disco en el 2020, cosa que no sucedió por obvias razones, y ese año terminé lanzando sencillos que fueron igual muy bien recibidos por la gente. Pero sí puedo decir que Temporal lo empecé a escribir durante la pandemia, porque escribí un montón durante ese tiempo y empecé a reunir estas canciones, entre ellas Como de costumbre y 24/7, que ya grabamos con más calma en 2021 y acá en Ciudad de México terminé de componer y de producir el álbum. Es increíble cómo se puede producir un álbum hoy en día a distancia. Las baterías fueron grabadas en Quito, las guitarras fueron grabadas en Guayaquil, el bajo fue grabado en Ciudad de México y todas las canciones fueron masterizadas en Cuenca. Estuvimos enviándonos cosas todo el tiempo.

La cantautora guayaquileña reside desde hace 6 meses en Ciudad de México.

¿Cómo sientes que has cambiado desde Fantasmas hasta Temporal?

Para empezar, me impresionó muchísimo el cambio de mi voz. De un disco al otro siento que se me escucha más madura, más grave, no sé. Y también siento que con cada material discográfico he ido perdiendo el miedo a decir lo que tengo que decir, a contar las historias como son. Antes escribía muchísimo en metáforas, disfrazando por medio de palabras lo que realmente quería decir, porque me daba miedo ser específica. Pero con el tiempo he ido despojándome de esas capas y de todo lo extra que ponía en mi música para no mostrarme tan vulnerable o no sentirme tan expuesta. Y ahora este último disco es un disco especialmente vulnerable, porque yo creo que la pandemia nos cambió a todos. En mi caso, cambió mi forma de componer, estilísticamente hablando y también en cuanto a las letras que escribo. Definitivamente siento que es una nueva etapa y estoy feliz de sentirme en esta nueva era.

Publicidad

¿Qué te llevó a trasladarte a México?

Tengo seis meses aquí. Ya con mi esposo llevábamos unos años viniendo porque él tiene familia en México y entonces veníamos por esa razón, pero también yo sabía que quería expandirme más hacia el público latino y que mi proyecto como solista creciera. Entonces siempre busqué en México oportunidades de entrevistas, de shows, de colaboraciones y la verdad sí se dieron, incluso antes de vivir acá, y todo eso me dio la idea de que tal vez sí hay un mercado para mí aquí y que sería interesante probar la industria mexicana de la cual se ha hablado por décadas y de cómo México es un lugar que pone artistas a nivel mundial. Creo que todo eso influenció la decisión de venir y como mi esposo tiene familia acá, entonces no era un país extraño para nosotros.

En su momento pudiste compartir el escenario con Jorge Drexler y Armando Manzanero, ¿qué recuerdos tienes de esa experiencia?

Lo que recuerdo con muchísimo cariño, admiración y gratitud es la calidez humana de los dos. El simple hecho de que hayan abierto su espacio y que hayan querido compartir un momento tan importante conmigo, con alguien que recién empezaba en ese momento, es algo que voy a agradecer siempre.

Publicidad

Ceci Juno compartió escenario con el cantautor Jorge Drexler en el escenario del Teatro Sánchez Aguilar el 14 de septiembre del 2018.

¿Qué otros artistas te influyen hoy?

Son un montón, pero definitivamente Natalia Lafourcade, Leonel García, John Mayer y también me gusta Taylor Swift. Me encanta la música de cantautores como Kany García o Carla Morrison, un montón de artistas también del movimiento independiente que son un referente para mí. Ahorita estoy en una época de Harry Styles también, soy una mezcolanza.

¿Qué recuerdos guardas de la gira de despedida por Ecuador?

Esa gira fue espectacular y especial. Empezar esta nueva etapa de mi vida sabiendo que Ecuador me despedía con tanto cariño y haciéndome mucha barra, porque eso sentí, que de verdad tenían los mejores deseos para mí, eso es muy importante. Sí me quedé con las ganas de ir a más ciudades, pero también con los recuerdos más lindos de los tres shows que hicimos.

¿Cuáles son ahora tus expectativas de México?

Uno de mis sueños más cercanos es irme de gira en este país y tener shows con público nuevo y hacer crecer mi audiencia, posiblemente también compartir escenarios con otros artistas. Y es algo que siento que poco a poco ya estoy logrando, pero que nunca se acaba, siempre será bienvenida cualquier persona nueva que quiera escuchar mi música y unirse a este tren.