La mitología, la magia, el ocultismo y la conexión de la naturaleza con los seres humanos son temáticas que siempre ha abordado la escritora Mariana Palova. Antes lo hacía a través de la fotografía o el arte digital, luego experimentó un bloqueo artístico que la hizo sentir impotente; hasta que, dos años después “de estar en el limbo”, encontró en la palabra escrita otro medio para canalizar estos elementos con los que venía trabajando desde los 15 años. Ahora es la autora de una de las sagas más comentadas y leídas por los jóvenes: La nación de las bestias.

Recomendación literaria: ‘Nos ha crecido hierba’, de Juan Suárez Proaño, nos muestra el secreto de las cosas simples

Fue una época muy dura para mí, escribir me salvó la vida. Yo creo que yo hubiera dado un paso en falso si no me hubiera puesto a escribir”, revela la mexicana acerca de esta época en la vida que tuvo como batalla la depresión.

Una de las características fundamentales de sus escritos es la capacidad para trasladar a los lectores a este universo de fantasías ideado por ella. “Algo que dicen mis lectores es que mis novelas son muy visuales. Entonces, tiene mucho que ver con mi lado artístico. Lo que es el color, la textura, el olor, la forma, todo eso tiene que estar también en el trabajo literario. Entonces, a mí me cuesta darle una escena a los lectores sin que sepan cómo sabe o huele esa escena. Todos esos son elementos muy importantes de mi trabajo”, dice en una plática con este Diario.

La escritora mexicana Mariana Palova firmó sus libros en el estand de La Madriguera. Foto: Mishell Sánchez

De momento ha publicado dos entregas de la saga: El señor del sabbath y Leyenda de fuego y plomo. Además lanzó la novela cero Un segundo amor; la portada de esta fue dada a conocer en la Feria Internacional del Libro de Guayaquil de este año, y hasta tiene su propia banda sonora. Pero ¿en qué momento la artista convirtió sus bestias en una saga y en precuela? “Al empezar a escribir esta novela no sabía precisamente hacia dónde iba, pero la idea se fue haciendo tan grande, el mundo fue creciendo tanto, tanto, que dije: ‘Esto no se puede quedar en un solo libro’. Fue como a la mitad del primer libro cuando, de repente, todo se aclaró; fue una especie de epifanía, y dije que tienen que ser cuatro libros. Todo tiene que ver con la construcción del universo”, sostiene.

Publicidad

Portada de la precuela que se desprende de la saga 'La nación de las bestias', de Mariana Palova.

La nación de las bestias presenta a un joven llamado Elisse, que se traslada hasta Nuevo Orleans a buscar a su padre, luego de tener una serie de pesadillas mientras está despierto, ya que no lo puede hacer al dormir. Lo que él nos va a mostrar en Nuevo Orleans no es solamente lo que hay detrás de sus pesadillas, de por qué no puede soñar, sino que nos va a enseñar cómo se conectan todas las mitologías y religiones del mundo en una sola cosa”, afirma.

“Es una propuesta para todos, porque no importa de qué parte del mundo seas, todos tienen cabida en la nación de las bestias. La mitología de tu país va a estar en este libro”, añade la autora de 31 años.

Sus obras se encuentran a la venta en librerías a nivel nacional, como La Madriguera, Mr. Books, Librería Española. (I)