El escritor británico Ken Follet considera que el mundo se ha convertido en un lugar más peligroso de lo que nunca fue desde que él nació y que vivimos de nuevo bajo la “sombra” de las armas nucleares, que cree cada vez más probable que, antes o después, vayan a utilizarse.

Una cuestión de la que alerta en su nueva novela el autor galés, uno de los escritores con más éxito del mundo, que ha ofrecido este jueves una rueda de prensa virtual con los medios de comunicación de habla hispana para presentar su último libro, Nunca (Never), publicado por Plaza&Janés.

Una novela con la que Follet (Cardiff, 1949), que ha vendido en todo el mundo más de 178 millones de ejemplares de sus 36 libros, ha vuelto al “thriller”, el género de sus orígenes, a partir de una historia de crisis global ambientada en la actualidad que amenaza con conducir a una tercera guerra mundial.

Una guerra que supondría, ha dicho Ken Follet, el fin de la Humanidad: “no es probable que la raza humana sobreviviera a una guerra nuclear”, ha asegurado.

Publicidad

'Nunca', de Ken Follett.

El lector no sabrá si esa guerra mundial que amenaza el planeta se producirá hasta la última página, en un libro que viaja desde el desierto del Sahara hasta los corredores del poder en grandes capitales del mundo.

Follet ha relatado cómo esta novela está inspirada en hechos que ocurrieron hace más de cien años y que descubrió al analizar cómo se llegó a la Primera Guerra Mundial: en realidad, ninguno de los líderes que se vieron implicados quería una guerra en Europa pero cada uno de ellos tomó una serie de decisiones que llevaron al desastre.

“¿Podría eso volver eso a ocurrir? Dejando aparte que sea por un accidente, por un presidente no esté bien de la cabeza, ¿podrían seres racionales llevarnos a una tercera guerra mundial?”, se preguntó el escritor como punto de partida de la novela, ha rememorado Follet en la rueda de prensa.

Y así analizó cómo “decisiones ingenuas pueden llevar a conclusiones terroríficas”, ha explicado el autor, que ha indicado que en los “momentos tan bonitos” vividos en los años 80 y 90 del siglo XX, cuando descendió la fabricación de las armas nucleares, se pensó que podrían desaparecer. “Pero el peligro ha vuelto y vivimos ahora bajo su sombra”, ha dicho.

Y si a esto se unen el cambio climático o el temor a “ser borrados por un virus”, se ve como vivimos con “muchas más amenazas” en un “entorno de miedo”. La pandemia para él supuso sobre todo “acentuar la sensación de que el mundo está en peligro”.

Hay muchos peligros que preocupan a Ken Follet pero sobre todo, ha dicho, le genera preocupación “la actitud desenfadada” de la gente ante ellos.

Publicidad

Se muestra así decepcionado por la cumbre del clima de Glasgow donde dice que priman los intereses de cada uno a corto plazo: “¿Cuándo va a despertar la gente y se va a dar cuenta de que hay que hacer sacrificios?”, se ha preguntado.

En la investigación para escribir su libro, Follet se reunió con políticos, embajadores y militares para conocer la toma de decisiones en los escenarios internacionales que discurre la novela.

Unos escenarios (desierto del Sahara, China, Corea del Norte o Estados Unidos) en los que no ha incluido a Europa: “Europa se puede convertir en la mayor potencia económica del mundo pero no en una potencia militar”, ha explicado el galés que ha dicho que la falta de ejército hace que no tenga un papel en la crisis que plantea.

“A lo mejor eso nos mantiene fuera de peligro”, ha confiando el escritor.

Ken Follet ha expresado también su sorpresa por el hecho de que haya personas que voten “para perder la libertad”, como cree que ha ocurrido en Turquía o en Polonia.

El autor estudió el ascenso del nazismo en la Alemania de los años 20 y 30 y asegura que le deja “patidifuso” ver gente que vota a líderes “que se acercan cada vez más al fascismo”.

El escritor está de acuerdo con que la realidad supera la ficción: “la ficción tiene que tener sentido y lógica porque, si no, el lector no se lo cree. Y en cambio, en la vida real, las cosas más ilógicas pueden ocurrir”. (I)