La estatua de bronce, que fue esculpida por Ian Rank-Broadley, mide 1,25 veces su tamaño natural, parece recordar el atuendo que la princesa Diana se puso en el anverso de su tarjeta de Navidad de 1993 con sus hijos el príncipe Enrique y el príncipe Guillermo.

La pieza, que representa a Diana fue encargada y financiada por sus hijos los príncipes Guillermo y Enrique, presidirá a partir de ahora el Jardín Hundido (Sunken Garden, en inglés), uno de los rincones favoritos de la desaparecida Lady Di cuando vivía en el palacio de Kensington, en los confines de Hyde Park.

En el recién inaugurado monumento, justo el día en que la princesa hubiera cumplido 60 años, Diana rodeada de tres niños para simbolizar la “universalidad y el impacto generacional del trabajo de la princesa”, indicó el palacio de Kensington en un comunicado.

El estilo de vestir de Lady Di en la escultura se basa en el que lució en una de las tarjetas navideña de sus últimos años de vida, cuando “ganó confianza en su papel de embajadora de causas humanitarias”.

La escultura de bronce conmemora a la princesa Diana con una falda con cinturón y una blusa idéntica a la foto de 1993 en la primera tarjeta de Navidad que lanzó después de su divorcio del príncipe Carlos. Fue la primera vez que el príncipe Carlos y la princesa Diana enviaron cada uno su propia tarjeta de Navidad en las que aparecieron cada uno con sus hijos después de que se separaron en 1992, destaca el Daily Mail.

En la tarjeta, Diana vestida con una blusa azul con volantes y una falda lápiz azul marino de cintura alta, mira hacia el príncipe Guillermo, mientras el príncipe Enrique observa con amor a su madre. (E)