Ya quedaron lejos aquellos días en que las adicciones de Robert Downey Jr. lo habían apartado de las grandes producciones de Hollywood. Era el chico problema de la industria del cine, por ello las aseguradoras solían requerir una millonaria fianza a los estudios que deseaban contratarlo y estos simplemente renunciaban a sus servicios.

Imagen policial de Robert Downey Jr. cuando fue detenido el 25 de agosto de 1999.

Su buen amigo Mel Gibson fue el primer productor que pagó (de su propio bolsillo) esa fianza para que RDJ, como suelen llamarlo en la industria del cine, participara en The Singing Detective (El detective cantante, 2003). La película fue un total fracaso en crítica y taquilla, ya que sus $ 8 millones de presupuesto solo generaron $ 338.174 en recaudación.

Sin embargo, Robert pudo terminar la grabación sin problemas por las drogas, e incluso fue nominado a un premio Satellite, lo cual provocó que otros estudios comenzaran a mostrar interés por él y volvieran a contratarlo. El propio Gibson repitió su confianza al solicitarlo como protagonista de Gothika (2003), junto con Halle Berry y Penélope Cruz, filme que resultó un éxito en taquilla.

Desde entonces, el actor nacido hace 56 años en Nueva York ha logrado un ascenso paulatino en una nueva fase de su carrera, la cual terminó de reventar como canguil cuando en el 2007 fue seleccionado para interpretar a Tony Stark / Iron Man en la película que significaría el despegue de una naciente saga de Marvel Studios: Iron Man (2008).

Publicidad

A partir de entonces, todo ha sido éxito, fama y, sobre todo, dinero para Robert Downey Jr., cuya fortuna se calcula en más de $ 300 millones, quizás poco dinero para Tony Stark, pero sí una suma inconmensurable para cualquier simple mortal.

El primer contrato con Marvel Studios en Iron Man fue excesivamente prudente en los honorarios (¡nadie sabía cómo la película sería recibida por el público!), ya que solo le significó un salario de $ 500.000 por esa producción que tuvo un presupuesto de $ 140 millones, pero que recaudó $ 585,2 millones.

Los acuerdos posteriores fueron mucho más generosos con el hombre cuyo talento y carisma impulsaron buena parte del éxito de la primera fase del universo cinematográfico de Marvel (UCM), que concluyó con Avengers: Endgame (2019). Aquí un registro de cómo fueron esos jugosos cheques, según el portal CelebrityNetWorth.com, que reporta un ingreso total de $ 345,5 millones por todas estas producciones que le generaron ingresos según el comportamiento de la taquilla.

Iron Man (2008): $ 500.000.

Iron Man II (2010): $ 10 millones.

Iron Man III (2013): $ 75 millones.

Publicidad

The Avengers (2012): $ 50 millones ($ 10 millones de base más $ 40 millones de bono)

Avengers: Age of Ultron (2015): $ 40 millones.

Capitan America: Civil War (2016): $ 40 millones.

Spider-Man: Homecoming (2017): $ 15 millones.

Avengers: Infinity War (2018): $ 40 millones.

Avengers: Endgame (2019): $ 75 millones.

Robert Downey Jr., quien durante más de una década dio vida a Iron Man de Marvel, ahora trabaja con DC Comics

Así se despidieron Robert Downey Jr. y Chris Evans de 'Vengadores: Endgame'

¿Otros salarios cuantiosos fuera del mundo Marvel? Por Due Date (Todo un parto, 2010) recibió $ 10 millones y Sherlock Holmes: A Game Of Shadows (2011) le pagó $ 15 millones. Nada mal, ¿eh? Y ahora el intérprete y productor está al frente de la adaptación de Sweet Tooth, un popular cómic de Jeff Lemire, que se prevé estrenará en Netflix este 4 de junio. Es decir, ¡ahora trabaja con DC! (E)