Tras haber sido declarada como morosa por el fiscal general de California, Rob Bonta, un vocero de la fundación Archewell, creada por el príncipe Harry y su esposa, Meghan Markle, ha respondido a la polémica.

Días atrás, el Departamento de Justicia advirtió que la fundación podría ser sancionada con una prohibición de recaudar fondos por no presentar su informe anual y sus derechos de registro.

Sin embargo, sus representantes han decidido resolver la acusación rápidamente.

Publicidad

“Hemos investigado diligentemente la situación y podemos confirmar que la fundación Archewell sigue cumpliendo plenamente y está en una buena posición”, declaró un portavoz a US Weekly.

“Los pagos adeudados se realizaron con prontitud y de acuerdo con las normas, procesos y procedimientos del IRS. Además, la fundación había presentado toda la documentación necesaria sin errores ni irregularidades”, afirmó.

La Fundación Archwell ya no está penalizada después de que fuentes cercanas a la pareja confirmaron a The Independent que el percance ocurrió cuando los funcionarios estatales no procesaron un cheque que se envió a tiempo. (E)