La realeza ha protagonizado varios escándalos que han hecho eco por años y en ocasiones con acciones que nunca imaginamos ver. Por ejemplo ¿se imaginan a una princesa rompiendo una botella sobre la cabeza su esposo? Pues ocurrió en 1986 con la princesa Diana de Gales.

La devastadora confesión del príncipe Carlos a Lady Di la noche anterior a su boda

El matrimonio entre la joven y el príncipe Carlos era todo, menos un cuento de hadas. Luego de infidelidades, maltratos y falta de amor, la ruptura fue inevitable, al igual que el trágico final de Diana, cuando la princesa del pueblo falleció el 31 de agosto de 1997. Sin embargo, el incidente antes mencionado con la botella no se trató de un evento caótico o de violencia familiar.

El botellazo ocurrió incitado por Carlos cuando visitaron el set de la película The Living Days, de James Bond, y los productores permitieron a los integrantes de la familia real jugar con la utilería.

La botella era de vidrio falso. Ella dio el golpe con timidez y todos en el set se rieron.

Al respecto se han hecho memes y varios internautas comparten gifs en las redes sociales.

Mire la escena completa a continuación:

Quién hubiera dicho en esos años que la vida de cuento de hadas no lo era tanto para Diana, quien se casó muy joven con el heredero británico, quien le llevaba 12 años de diferencia. El matrimonio de ambos duró desde el 29 de julio de 1981 hasta el divorcio oficial el 28 de agosto de 1996, aunque habían estado separados desde 1992. Ambos tuvieron a sus hijos Guillermo, nacido en 1982, y Enrique nacido en 1984.

Nacida como Diana Frances Spencer, también de familia de abolengo, tras su matrimonio con el príncipe Carlos obtuvo los siguientes título: Princesa de gales, Duquesa de Cornualles, Duquesa de Rothesay, Condesa de Chester, Condesa de Carrick, Baronesa de Renfrew y Señora de las Islas. Tras su divorcio conservó el título de Princesa de Gales, al ser la madre del tecero en la línea de sucesión al trono. (E)