Camila Parker Bowles será coronada reina junto a Carlos III el próximo 6 de mayo, en una ceremonia histórica que se celebrará en la Abadía de Westminster ante 2.000 invitados y se espera que dure una hora.

La que fuera durante años la amante de Carlos lucirá sus mejores atuendos y joyas y mucho se ha dicho sobre la corona que llevará en aquella jornada única para ella y para su actual esposo.

Camila se convertirá en la primera consorte en ser coronada desde Isabel Bowes-Lyon, la reina madre en 1937, y se le colocará la corona con incrustaciones de diamantes de la bisabuela de Carlos, la reina María de Teck, en su cabeza.

Publicidad

Inicialmente se especuló que usaría la corona de platino de la reina madre, decorada con 2.800 diamantes, incluido el controvertido Koh-i-Noor de 105 quilates, pero el Palacio de Buckingham más tarde confirmó que no figuraría en la coronación.

Diamante polémico

El Koh-i-Noor –que significa «Montaña de Luz»– fue ubicado en la corona de la reina Alexandra, esposa de Eduardo VII, cuando se convirtió en reina en 1902. Después María de Teck e Isabel Bowes-Lyon lucieron esa misma corona, conocida como la corona de la cruz de Malta.

La corona acompañó el féretro de la reina madre, durante sus funerales, en 2002. Por lo general está custodiada en la Torre de Londres, junto a las otras joyas de la Corona. Forma parte de la tradición, como el orbe, los cetros o la corona de San Eduardo, que lucirá el rey, pero, a diferencia de ellos, la corona de las reinas arrastra años de polémicas por el Koh-i-Noor.

Publicidad

India, Pakistán, Afghanistán e Irán han reclamado durante años esta joya, la misma que también está rodeada por una leyenda. Se cuenta que la reina Victoria conoció su historia y, al principio, solo la lució como broche, antes de ubicarlo en una tiara.

Debido a la leyenda, la monarca mandó a que el Koh-i-Noor solo lo lucieran sus descendientes femeninas, para evitar la maldición. Esto porque, según un texto hindú del siglo XIV, quien posee esta joya gobierna el mundo, pero también será profundamente desgraciado.

Publicidad

Solo Dios o una mujer pueden lucir la piedra sin peligro, indica la leyenda. El diamante es el símbolo de la victoria y del imperio y trajo pesar y desgracia a todos aquellos hombres que lo poseyeron y lo perdieron. Se cree que existe un diamante gemelo del Koh-i-Noor, el Darya-ye Noor, que se conserva en Irán y pesa 182 quilates.

Koh-i-noor es la joya robada que reclama la India: el diamante ovalado de 106 kilates está engastado en la corona de la reina Isabel II, decorada con perlas y 444 piedras preciosas

Baja popularidad

Pero independientemente de qué corona llevará Camila, la coronación espera ser todo un acontecimiento, el primero de este tipo desde la de Isabel en 1953, aunque la jornada no parece apasionar de momento a los británicos.

Según un sondeo de YouGov publicado días atrás, casi dos tercios de los británicos (64%) y el 75% de los jóvenes no están interesados, pero el 46% cree que verá la retransmisión o asistirá a alguna de las celebraciones previstas.

Carlos tiene un 56% de aceptación entre los británicos, mientras que Camila es mucho menos popular, con un 39% de aceptación, pese al esfuerzo redoblado del Palacio de Buckingham por catapultar su imagen con el anuncio de que será reina y no “reina consorte”. (E)

Publicidad