En Quito, en la calle Andalucía y Luis Cordero, se encuentra un restaurante de influencia asiática, Banhmi, al que fuimos por haber sido recomendado por varios amigos.

Banhmi tiene un menú amplio, que cambia constantemente, en el que se puede encontrar mucha influencia vietnamita, Thai, y por supuesto china.

El ambiente es muy agradable y encendido, habiendo tenido una muy satisfactoria experiencia. La relación precio calidad es muy buena.

La mesa decidió pedir varios platos y compartir todo, o casi todo. La sopa Pho fue solo para mí. Es realmente contundente, un plato de raíz vietnamita, que se come tanto en las tardes como en el desayuno. Generalmente es de res, pero en Banhmi usaron rabo de toro desmechado y costillas. Es construido además con salsa de pescado y caldo de carne, jengibre, ajo y especias, láminas de carne de res cruda, tuétano líquido, fideos de arroz, cebolla y cebollín. Esta sopa es una experiencia. Sabores profundos, concentrados, con aroma y diferentes texturas. Habiendo en el menú una de mis sopas favoritas, la tailandesa Tom Yum, luché contra la tentación de pedirla, para variar, y no me arrepentí.

Publicidad

Dos Baos: De pork belly crocante, daikon, hierbas, ají y scallions, Y Tonkatsu, con chuleta de cancho frita, mayonesa, salsa y col morada, son una excelente entrada para compartir con unos tragos. El pan del bao, buenísimo.

Probablemente el plato ganador fue el Rabo de res con Mussaman Curry. De hecho, la mesa casi pide otro. De influencia tailandesa, es una pasta de curry y maní, poco picante, con rabo de res desmechado, en sus jugos, cebolla confitada, salsa de pescado y maní molido, acompañado por supuesto, de un plato hondo al lado con arroz blanco al vapor. La combinación del curry rojo con el maní, espectacular. Es un plato muy especiado, que probablemente tenía además azúcar morena y cardamomo.

Probamos también Mejillones al wok en salsa de curry verde y salsa de pescado con hierbas aromáticas. Los mejillones exquisitos, de gran tamaño. Sin embargo, no me convence aun el plato. No creo que este bivalvo vaya bien en la preparación. El Curry y las especias muy fuertes e intensas, me parece que opacan el sabor delicado del mejillón.

El Arroz Frito de Pato fue delicioso. El pato primero hecho Confit, utilizando la grasa también para el arroz cocido en fondo concentrado de pato, y luego mezclado con el confit, lo hacía de una untuosidad y palatabilidad de primera, con cebollín, jengibre y ajo, coronado con un huevo frito, un plato reconfortante. Banhmi tiene un menú divertido si visita Quito, variado, con influencias del Asia Pacífico y de otros países de Asia Continental, como China y Corea con su kimchi. (O)