“Lo digo sin vergüenza y con orgullo que la muerte de estas calles son mi vida, cientos de historias me han confiado estas esquinas, Matavilela lloran porque te marginan”, canta Juan Zevallos Ordóñez en Matavilela, canción inspirada en uno de los barrios marginales más conocidos de la literatura ecuatoriana, cuya historia está plasmada en el libro El rincón de los justos, de Jorge Velasco Mackenzie. El autor ecuatoriano partió de este mundo hoy, a los 72 años, pero su obra se mantiene viva esperando a que un nuevo lector la devore completa, o que otro la relea con el gusto de la primera vez.

Publicidad

Fallece el escritor ecuatoriano Jorge Velasco Mackenzie

El rincón de los justos fue publicada hace 38 años, en el Guayaquil de 1983. Su historia se desarrolla en un escenario imaginado por el autor, pero con rasgos nada alejados de la realidad -esa que sigue perenne en algunos rincones marginales de la Perla del Pacífico-. Se trata de su primera novela que presenta a un barrio llamado Matavilela de los años 70, que en palabras del propio escritor es un nombre que se deriva de ‘matar la vida’.

Los personajes que habitan aquí pasan sus horas sobreviviendo, navegando por pasiones prohibidas y saboreando constantemente la venganza, todo esto mientras corren por un solo destino: ser desalojados por orden municipal. La obra incluye hechos trascendentales como el fallecimiento de Julio Jaramillo, y personajes extraídos de las calles como peloteros, cachineros, prostitutas, ladrones, entre otros.

El rincón de los justos, de Jorge Velasco Mackenzie.

Mackenzie también deja un legado bajo los géneros de poesía, teatro, y cuentos. Siendo De vuelta al paraíso su primer libro de cuentos.

Jorge Velasco Mackenzie: Cuando se escribe hay que mirar a todos lados

Su camino literario lo complementó y nutrió con la docencia, por más de 30 años impartió sus conocimientos en la universidad. Y además compartió talleres de promoción cultural junto con Miguel Donoso Pareja (+). También ejerció el periodismo, escribiendo notas culturales para este Diario en los años 70. Y como si fuera poco fue curador de arte contemporáneo.

En el 2009 ganó el concurso de dramaturgia y creación contemporánea José Martínez Queirolo 2009, creado por la Casa de la Cultura, núcleo del Guayas. Otros premios: premio nacional de Relato José de la Cuadra, premio del Concurso Nacional de Novela Grupo Guayaquil, primer premio en el Concurso del Cuento de las Mil Palabras de la revista Vistazo. Varios de sus textos han sido traducidos al inglés, francés, alemán e italiano.

En 1976 junto con otros escritores, como Raúl Vallejo y Fernando Nieto Cadena, formó el grupo literario de tendencia socialista Sicoseo.

Otras obras

‘Tambores para una canción perdida’ (1986)

Portada de 'Tambores para una canción perdida', de Jorge Velasco Mackenzie.

En esta, su segunda novela, Mackenzie narra las vicisitudes del «cantador», un cimarrón negro que huye durante cien años sin envejecer. En este viaje recorre la historia e identidad del país, topándose con el primer submarino, conociendo la verdad del Cristo Negro de Daule, confraternizando con los Tauras, e incluso mantiene un encuentro con Eloy Alfaro.

En nombre de un amor imaginario (1997)

Portada de 'En nombre de un amor imaginario', de Jorge Velasco Mackenzie.

Bajo el telón de una historia de amor se desarrolla una novela histórica situada en el siglo XVIII que tiene como trasfondo el origen del Ecuador como concepto científico y como país. Por esta obra fue premiado con el primer premio de la IV Bienal de la Novela Ecuatoriana en 1997.

Río de sombras (2003)

Su libro 'Río de sombras' tuvo una edición de Alfaguara.

En Río de sombras, Mackenzie presenta a Basilio, un hombre que vive angustiado por la llegada de un eclipse, que cree hará desaparecer la ciudad donde vive y la hundirá bajo el manglar. Este sitio se convierte en un escenario donde los robos, las estafas y los vicios toman lugar.

Publicidad

La novela, publicada en el 2003, está dividida en tres partes: la primera y la tercera las cuenta un narrador que no aparece y que jamás interviene. La segunda etapa es relatada por Morán, el ciego, a quien acompaña Albarrosa.

“Las novelas son portadoras de muchos sentidos. Río de sombras intenta también desplegar varios sentidos, ser polisémico como las historias más ricas y sobrecogedoras. Es decir que tenga pluralidad de significados”, dijo en una entrevista para este Diario en el 2003.

35 años de fabulaciones de Jorge Velasco Mackenzie

‘Tatuaje de náufragos’ (2009)

Portada de 'Tatuaje de náufragos', de Jorge Velasco Mackenzie.

La novela Tatuaje de náufragos empezó con un texto de dos páginas escrito cuando cerraron el bar Montreal (que estuvo ubicado en Pedro Moncayo y Víctor Manuel Rendón, cerca de la Casa de la Cultura del Guayas y el parque Centenario), que se lo consideraba el lugar de reunión de los intelectuales.

La obra está compuesta por algunas historias que se balancean entre el odio, el amor, el desamor, el olvido, la muerte, la traición y la envidia. Su protagonista es Zacarías Lima Paladines, un médico forense que recibe algunos mensajes acerca de los cadáveres a los que tiene que realizar su respectiva autopsia.

“Montreal no era solo el sitio adonde yo iba a tomar cerveza, sino adonde acudía cuando estaba triste, cuando mis hijos se me quedaban de año, cuando me faltaba dinero”, dijo a este Diario en el 2009.

Hallado en la grieta (2012)

Portada de la obra 'Hallado en la grieta', del escritor Jorge Velasco Mackenzie.

La novela Hallado en la grieta presenta a los personajes Valdemar Ventura y Ailyn, en la última etapa de su vida. Su historia se desarrolla en las islas Galápagos, y como fue propio de su estilo, Mackenzie presenta a las Islas Encantadas como un ambiente infernal o siniestro, pues sus personajes arrastran pasados que atormentan su existencia.

La casa del fabulante (2014)

El escritor guayaquileño Jorge Velasco Mackenzie con su novela testimonial.

En el 2014 el emblemático autor decide hacer una de sus obras más personales. En La casa del fabulante, Mackenzie narra su conflictiva experiencia con el alcohol, en el que expone sus vivencias en una casa de desintoxicación.

“Esta novela es testimonial y jamás he sentido vergüenza, porque lo que he padecido yo, no es un vicio, sino una enfermedad”, dijo a este Diario días antes de la presentación de su obra, que en el 2018 fue traducida al idioma inglés.

Su obra suma una veintena de publicaciones, entre sus libros también se encuentra La mejor edad para morir, Músicos y amaneceres, En esta casa de enfermos (1983), El ladrón de levita (1990), entre otros. (I)