Las letras ecuatorianas se visten de luto, en Matavilela lloran a cántaros porque su creador Jorge Velasco Mackenzie ha partido del plano terrenal, de ese mismo al que entregó historias de amor, desamor, venganza, traición y olvido; aunque Guayaquil nunca fue su olvido. Los rincones pestilentes de la ciudad que lo vio nacer, crecer, luchar -y hoy irse- siempre estuvieron en sus historias para hablar sobre lo sórdido y lo marginal.

Fallece el escritor ecuatoriano Jorge Velasco Mackenzie

Velasco Mackenzie falleció la mañana de este viernes 24 de septiembre a la edad de 73 años, en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Teodoro Maldonado, en Guayaquil.

El autor había sido hospitalizado este jueves, luego que su salud se agravara hace unas tres semanas producto además de las secuelas del accidente cerebrovascular que tuvo en julio pasado.

“Su estado de salud era crítico, pues tenía muchas afectaciones producidas también por el accidente cerebrovascular que le dio al inicio. Se empezó a deteriorar todo su organismo”, señaló su hija Cristina Velasco a este Diario.

Publicidad

El autor había sido dado de alta el pasado agosto, desde entonces atesoró momentos con su familia y con lo que más le apasionaba: la palabra. “Pasábamos leyendo, estábamos en un proceso de recuperarlo en todo y pasó muchos momentos con su familia, pasó muchos momentos con sus tres hijos (Jorge, Sebastián y Cristina Velasco Mackenzie)”, cuenta.

Amigos, colegas y personas que lo conocieron lamentaron su deceso por redes sociales. Uno de ellos fue el escritor Raúl Vallejo, quien compartió un tuit en honor a su obra y amistad. “Estás en el rincón de los justos; no sé si de vuelta al paraíso, no sé si como gato en tempestad; solo sé que llevaremos un tatuaje de náufragos por ti. Vives en la palabra del maromero y en la memoria de quienes te queremos”, escribió.

En tanto, la escritora Cecilia Ansaldo recordó el plano que Erwin Buendía hizo del barrio imaginario Matavilela. “Ese diseño está dentro de mi ejemplar de El rincón de los justos, desde finales de los 80. Año a año lo copiaba para los demás alumnos. Jorge Velasco ahora mezcla su recuerdo con el de Erwin”, dijo.

Mientras que el Ministerio de Cultura extendió sus condolencias a familia y allegados del escritor. “Su obra es un aporte a la memoria social e identidad de los ecuatorianos”, sostuvo en un pésame público por redes sociales.

Espacios culturales como Palabralab también manifestaron su sentir. “Sentimos la pérdida del maestro Jorge Velasco Mackenzie a quien leímos y recibimos en nuestro laboratorio para hablar del oficio de la escritura. El mejor homenaje que podemos hacer es leer su obra”.

Su obra

Jorge Velasco Mackenzie, escritor ecuatoriano. Foto: JORGE MARTILLO MONSERRATE

Su obra se mantiene viva esperando a que un nuevo lector la devore completa o que otro la relea con el gusto de la primera vez. Su camino literario lo complementó y nutrió con la docencia, por más de 30 años impartió sus conocimientos en la universidad.

Publicidad

La memoria de Jorge Velasco Mackenzie se mantiene viva en su obra: los libros que marcaron su camino literario

Además compartió talleres de promoción cultural junto con Miguel Donoso Pareja (+). También ejerció el periodismo, escribiendo notas culturales para este Diario en los años 70. Y como si fuera poco, fue curador de arte contemporáneo.

En el 2009 ganó el concurso de dramaturgia y creación contemporánea José Martínez Queirolo 2009, creado por la Casa de la Cultura núcleo del Guayas. Otros reconocimientos: Premio Nacional de Relato José de la Cuadra, premio del Concurso Nacional de Novela Grupo Guayaquil, primer premio en el Concurso del Cuento de las Mil Palabras de la revista Vistazo. Varios de sus textos han sido traducidos al inglés, francés, alemán e italiano.

En 1976 junto con otros escritores, como Raúl Vallejo y Fernando Nieto Cadena, formó el grupo literario de tendencia socialista Sicoseo.

El libro más conocido de su trayectoria literaria es El rincón de los justos, publicado hace 38 años en el Guayaquil de 1983.

Su historia se desarrolla en un escenario imaginado por el autor, pero con rasgos nada alejados de la realidad -esa que sigue perenne en algunos rincones marginales de la Perla del Pacífico-. Se trata de su primera novela que presenta a un barrio llamado Matavilela de los años 70, que en palabras del propio escritor es un nombre que se deriva de ‘matar la vida’.

Los personajes que habitan aquí pasan sus horas sobrevivindo, navegando por pasiones prohibidas y saboreando constantemente la venganza, todo esto mientras corren con un solo destino: ser desalojados por orden municipal. La obra incluye hechos trascendentales como el fallecimiento de Julio Jaramillo, y personajes extraídos de las calles, como peloteros, cachineros, prostitutas, ladrones, entre otros.

El rincón de los justos, de Jorge Velasco Mackenzie.

Mackenzie escribió novela, poesía, teatro y cuentos. De vuelta al paraíso fue su primer libro de cuentos. Su trayectoria suma una veintena de obras entre las que se encuentran Tambores para una canción perdida (1986), En nombre de un amor imaginario (1997), Río de sombras (2003), Tatuaje de náufragos (2009), Hallado en la grieta (2012), entre otros.

En La casa del fabulante (2014) narra su conflictiva experiencia con el alcohol, en el que expone sus vivencias en una casa de desintoxicación.

“Esta novela es testimonial y jamás he sentido vergüenza, porque lo que he padecido yo no es un vicio, sino una enfermedad”, dijo a este Diario días antes de la presentación de su obra, que en el 2018 fue traducida al idioma inglés.

Su último adiós

Sus restos estaban siendo velados en la Sala Exclusiva número 3 de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, desde las 16:00 de hoy. Su sepelio será este sábado a las 13:00. (I)