Rodeado de 46 obras suyas, instaladas en el museo Luis A. Noboa Naranjo, el artista plástico Félix Aráuz Bazante declara con total naturalidad que su primer impulso al despertar cada día es pintar. El maestro Aráuz, como se le dice por cariño, respeto y admiración, abrió este martes su exposición Sentido, forma y color, una muestra que recoge sus más de 60 años de trayectoria artística.

A sus 85 años, la espátula, el acrílico, la paleta de colores y el lienzo siguen siendo sus instrumentos y cómplices de trabajo. “Cuando me levanto, directamente voy al lugar donde pinto (su taller). (...) Siempre busco darle algo nuevo a mi pintura”, cuenta en diáologo con este Diario.

Y es que su alma de artista no para: está en constante búsqueda y experimentación. A cada forma que hace le pone demasiado amor”, declara su nieta Daniela Aráuz. Esto queda demostrado cuando, en medio de esta entrevista, pide un papel en blanco para —con ayuda de un bolígrafo— empezar a dibujar una niña con flores en la cabeza. “Él siempre anda buscando desde su actividad qué hacer (...). No tiene horarios”, menciona su nieta.

Es por esta razón que su actual exposición presenta una colección de obras en formato pequeño, algo en lo que hace mucho ya quería empezar a trabajar. La abstracción, las formas, los trazos son los protagonistas en esta nueva producción, que corresponde al periodo 2020-2022. Cada año es un nuevo autodescubrimiento, una nueva autoevaluación que él mismo se hace de saber qué mas hacer. Cada obra es un mundo distinto”, dice Daniela. “Él empezó a trabajar esta nueva producción en cuadros pequeños, en formatos pequeños”, añade.

Publicidad

El artista plástico Félix Aráuz presenta su exposición 'Sentido, forma y color' en el Museo Luis A. Naranjo Noboa.

Sin embargo, esta exposición también reúne obras que datan del 2014; allí están sus árboles, sus caritas, sus flores, sus personajes.

Para Aráuz, un lienzo blanco es un problema por resolver. “Uno cuando trabaja y pinta siente muchas cosas; es como resolver un problema. (...) Cuando pinto, me siento bastante grato, me siento grande”, dice. Es un problema que por lo general lo resuelve con mucha naturaleza, con frutos, con niñas que en su cabezas no llevan coronas de princesas, sino una corona de flores y con ojos profundamente grandes. “Tengo que meter algo dentro de la cabeza: alguna fruta, ramas, flores, algo (...). Tengo una revista de flores para dar forma”, cuenta, haciendo referencia a la biblioteca que tiene con revistas y libros con varios tipos de flores.

Cuando se le pregunta por su fascinación por retratar la inocencia, responde que por más de 30 años fue profesor de escuelas fiscales, y que una de las cosas que más disfrutaba era hacer murales con sus pequeños estudiantes. De hecho, recuerda uno puntual que hizo en Portete y la 18. “Me gustaba mucho enseñar a los niños”, recuerda.

El artista plástico Félix Aráuz presenta su exposición 'Sentido, forma y color' en el Museo Luis A. Naranjo Noboa.

Una leyenda viva

El maestro Aráuz es una de las pocas leyendas vivas de su generación, en la que también destacaron artistas como Enrique Tábara, Theo Constante, Oswaldo Cercado, Juan Villafuerte, entre otros. “Él es uno de los pintores que se han mantenido, y creo que en la Niña con flores, los árboles o los floreros, uno ya reconoce la obra de mi abuelo, por la sinceridad en su trazo, la inocencia de las caritas (...). Puede ser considerado un referente importante en la cultura de la plástica ecuatoriana y guayaquileña”, expresa Daniela Aráuz.

Sentido, forma y color estará abierta al público hasta el 9 de septiembre y podrá ser visitada en horario de 09:00 a 17:00, en el museo situado en el primero piso del edificio Cóndor, en P. Icaza y Cordova 302. La entrada es libre. (I)