Incluso en pandemia no dejó de crear, siempre con el ímpetu de plasmar en los lienzos sus característicos trazos y una paleta cromática que irradia alegría, pero sobre todo, ternura. De hecho, la ternura es la temática que viene protagonizando la producción de Olmedo Quimbita, el conocido ‘pintor de la luz’, en la más reciente etapa de su carrera artística.

Todas estas creaciones, y otras más, componen una exposición retrospectiva que ha preparado el pintor latacungueño para conmemorar los 35 años de su trayectoria. Se denomina 35 años de recrear luz, la cual se inaugurará este martes 19 de octubre, a las 19:00, en la sala de exposiciones del Teatro Centro de Arte León Febres-Cordero. Estará abierta al público hasta el 29 de este mes.

Los espectadores conocerán otras etapas de su trabajo, que tal vez no son del todo conocidas, asegura el pintor. Aunque sus primerísimas obras se encuentran fuera del país y en colecciones privadas, explica, Quimbita presentará algunas piezas de esta primera faceta artística, cuando empezó a modelar los simbolismos que identifican su obra, como Pasos del pintor (1987).

De esta época se salta al año 2000 en adelante, su periodo más conocido en Ecuador, a decir del autor. Esta producción coincide con la ola migratoria de inicios del milenio, debido a una de las peores crisis financieras que había sufrido el país hasta ese momento. El autor ha recreado este hito en la historia del país con Los emigrantes, porque la denuncia de fenómenos sociales también es parte de su impronta imaginativa de las realidades locales.

Pasos del pintor, óleo sobre lienzo de la primera etapa artística de Quimbita, será parte de la exposición retrospectiva '35 años de recrear luz' del pintor. Foto: El Universo

Y como se precisó al inicio, lo más actual de su quehacer son las creaciones que evocan la ternura. “Me entusiasma este tema tan bonito, se refiere a la infancia, a la niñez, a lo positivo en el mundo. Es un tema inagotable con el que muchos se pueden identificar”, comenta el artista plástico. “Nunca he sido un pintor negativo, siempre he querido reflejar lo positivo, la alegría de la luz.” Todo esto junto con las pinturas que creó durante el confinamiento. En total, alrededor de 40 cuadros, en formatos grandes y pequeños, constituyen esta muestra.

Olmedo Quimbita nació en 1963, hijo de comerciantes agricultores. Desde muy pequeño se interesó por el dibujo y la pintura, gracias a las influencias artísticas que recibió de amigos de su familia y de los paseos a los museos que realizaba a corta edad, cuando se mudó a Quito.

Quimbita pintó varios cuadros durante el confiamiento por la pandemia, los cuales serán parte de la muestra en el Centro de Arte. Foto: El Universo

En 1986 vendió sus primeras pinturas en Caracas, Venezuela, donde vivió gran parte de su juventud. En el 2002 se radicó en Guayaquil, donde instaló un taller y luego otro, en Olón.

De acuerdo con una publicación de EFE del 2018, de su paleta han salido unas 2.000 obras que han sido colgadas en exhibiciones individuales en países como Egipto, Jordania, Paraguay, Inglaterra, Israel, Austria, República Checa, España, Francia, México, Paraguay, Brasil y Costa Rica. (F)

Bohemia, óleo sobre lienzo (130x110 cm), será parte de la exposición retrospectiva '35 años de recrear luz' del pintor Quimbita. Foto: El Universo