Desde que se estrenó en el cine y luego en Netflix -que le dio un gran impulso masivo- Call me by your name (Llámame por tu nombre, 2017) ha crecido en audiencia de forma exponencial. El filme dirigido por Luca Guadagnino recibió varios premios y excelentes críticas. Luego de ganar el Óscar a mejor guion adaptado, se tejieron varias teorías acerca de si habrá o no una segunda parte y Guadagnino ya ha dejado entrever que, de momento, no se hará. A continuación las posibles causas.

'Call Me by Your Name' llega a Netflix en medio de la polémica de Armie Hammer

La segunda parte del drama homosexual se vio afectado por varios motivos. Uno de ellos tiene que ver con el hecho de que el filme está tan bien estructurado y su historia -sin caer en estereotipos- está bien construida que no sería buena idea una secuela. Sobre todo porque Oliver y Elio (Armie Hammer y Timothée Chalamet) son dos personajes que transpiran naturalidad, y para varios críticos, regresarlos a la gran pantalla sería arriesgado ya que Guadagnino podría caer en la tentación de sobrexplotar la historia y el resultado sería nefasto.

Quienes lo vieron lo recordarán por años. El filme con guion de James Ivory ofrece un espectro auténtico, ya que el director italiano le puso mucha dedicación y cariño al desempeño de la pareja protagonista, cuya actuación logró calar en la audiencia. Algunos opinan que sería buena idea traer de vuelta la historia de amor fugaz del adolescente y el asistente estadounidense en Italia durante la década de los ochenta. Esto debido a que André Aciman no se quedó en para. El escritor estadounidense sí ha escrito una secuela de su libro titulado Encuéntrame (2019) y eso bastaría para justificar llevarla al cine.

Deadline publicó una entrevista con el cineasta y allí confirmó que la preproducción está parada. Aparte de la pandemia, otro motivo es que, luego de Call me by your name, Timotheé Chalamet fue impulsado hacia la estratósfera de la popularidad lo que ha provocado que le lluevan los contratos por parte de estudios cinematográficos importantes, lo que imposibilita también su aparición, momentaneamente, en la historia gay.

"La homofobia es una admisión implícita de un deseo homosexual, consciente o inconsciente": entrevista con André Aciman, autor de ‘Call me by your name’

Otro motivo es que luego de Call me by your name, Guadagnino tiene varios proyectos. Uno de ellos es precisamente Bones & All -una road movie de amor y terror- que está filmando con el mismo Chalamet y cuya historia recrea la relación de Maren (Taylor Russell), una joven que intenta aprender a sobrevivir en los márgenes de la sociedad, y Lee (Timothée), un chico intenso y errante, durante la odisea que viven juntos mientras viajan hacia Estados Unidos durante el mandato de Ronald Reagan. Este periplo, al parecer, incluye canibalismo. Guadagnino también quiere hacer un remake de Scarface (El precio del poder) y está filmando una serie para TV. “La verdad es que mi corazón sigue ahí (en Call me by your name), pero ahora mismo estoy trabajando en esta película y pronto me pondré con Scarface. Tengo muchos proyectos así que me voy a centrar en este lado del Atlántico y seguir haciendo el cine que más me interesa”, dijo el cineasta en el portal Deadline.

Timothée Chalamet, adorado por los mileniales

Otra causa es que el mismo James Ivory, guionista británico de la primera entrega, es otro que no está seguro de adaptar la secuela. También se dice que la segunda entrega de Call me by your name tiene un futuro incierto debido a que Armie Hammer está acusado de presuntos acosos sexuales en varias ocasiones y por depravaciones parafílicas que lo han mantenido muy alejado de la industria del cine. Recordemos que el guapísimo actor californiano se divorció de Elizabeth Chambers luego de los escándalos en torno al tema y por ende, también los proyectos que estaban en la mira tuvo que dejarlos a un lado.

Investigan al actor Armie Hammer por supuesta violación