“El Ecuador merece respeto”. Esa fue la reacción de Juan Zapata, presidente del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) de Ecuador, al enterarse “por la prensa”, y sin consulta a la autoridad nacional, de que la noche de este jueves Guayaquil será sede de un partido de Copa Libertadores en que Junior de Barranquilla hará las veces de local frente al brasileño Fluminense, debido a las implicaciones de los actuales disturbios en Colombia.

El funcionario de Estado se expresó con preocupación temprano este día en la radioemisora KCH: “Un periodista me llamó y yo le respondí que no conocía (sobre la programación copera). Me enteré por la prensa. Nosotros hemos sido sumamente respetuosos con la dirigencia del fútbol ecuatoriano, pero también exigimos el mismo respeto. Si usted hace una actividad que requiere un permiso del COE, el COE no lo conoce e internacionalmente ya está definido... La Conmebol comunica, está todo... Por favor, ¿qué está ocurriendo? El Ecuador merece respeto, así como nosotros somos respetuosos”.

Junior y Fluminense debían enfrentarse el miércoles 5 de mayo en el estadio Romelio Martínez por la jornada 3 del Grupo D de la Libertadores, pero las manifestaciones sociales en Colombia contra el gobierno de Iván Duque representaban complicaciones, por lo que la Conmebol decidió aplazar el juego y mover su sede.

En su molestia, Zapata enfatizó: “La noche de ayer (miércoles) recién recibimos la comunicación de la Conmebol. Hablé con la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) y les he pedido respeto (a sus directivos) para las autoridades nacionales, así como hemos sido respetuosos con las autoridades del fútbol. En este momento, en un estado de excepción (rige desde el 23 de abril hasta el 20 de mayo), la máxima autoridad en las provincias implicadas (16, entre estas Guayas) es el COE nacional, por lo que no se puede plantear un partido sin previo conocimiento de las autoridades del COE nacional. Lo que les he dicho a los dirigentes de la FEF es que no pensemos que el país está en la mejor situación, Ecuador está en una situación bastante compleja. Si hemos dado apertura para los equipos ecuatorianos que cumplen protocolos es porque podemos comprometernos con nuestros equipos (los torneos de la LigaPro); pero si somos sede de equipos extranjeros significa que los dirigentes no entienden que la situación de Ecuador es compleja”.

‘Protocolos funcionan... Pero los nuestros’

A criterio de Zapata, los protocolos de bioseguridad en Ecuador “están funcionando bien”. En este marco, puntualizó que estos han permitido incluso detectar fallos en procedimientos de otros países: “Los protocolos han funcionado bien en el fútbol, pero los nuestros, porque muchos equipos han venido con pruebas PCR negativas. En caso de Boca Juniors (enfrentó a Barcelona el martes 4 de mayo) y Gremio (debía medirse con Independiente en Quito, pero el partido se trasladó a Asunción por postura de autoridad nacional), todos los integrantes vinieron con una PCR negativa; en nuestras verificaciones descubrimos los casos positivos. Con Gremio nos tocó suspender y con Boca tenemos a un arquero (Esteban Andrada) que cumple aislamiento en Ecuador. Hemos sido muy estrictos en dar cumplimiento al protocolo ecuatoriano. El fútbol tiene sus reglas, pero Ecuador también tiene sus leyes y normas, porque estamos en estado de excepción”.

El presidente del Comité de Operaciones de Emergencia finalizó: “Insisto, tratamos de apoyar, pues puede estar en juego el nombre de Ecuador internacionalmente (en el marco del balompié); quizás algunos dirigentes del fútbol latinoamericano no tienen conocimiento de estos temas (decisiones gubernamentales)”.

Al momento, la única actividad deportiva autorizada por el COE es el fútbol profesional, esto es, los campeonatos de series A y B de la LigaPro y la participación internacional de sus clubes. (D)