Saudia Levoyer

  • ¡Qué semanita!

    ¿Dónde escondieron los discursos de todos de trabajar para sacar adelante al país?, ¿se les olvidó lo que pasa a diario en calles, avenidas y ciudades?

  • Acciones reactivas en las cárceles

    ¿Ya tienen algún plan si acaso el tema desborda a la fuerza pública?

  • El rostro horrible

    Ahora más que nunca hay que educar a los niños y a los jóvenes, informar a la ciudadanía, generar empleo y oportunidades, distribuir mejor la riqueza.

  • Los rounds que se vienen

    ¿Será suficiente sacar el tema de la consulta popular para presionar a una Asamblea dominada por minorías cada una con sus intereses?

  • Cualquier parecido... ¿pura coincidencia?

    Luego de leer algunas noticias publicadas, no pude dejar de pensar en las películas o las series donde se ven los juegos de poder.

  • Comunicación, ciberataques y seguridad

    Que levante la mano quien se ha dado el trabajo de leer hasta la última letra de lo que está dispuesto a entregar cuando se une a una red social.

  • ¿Y los derechos de los quiteños?

    ¿Acaso volverán a llenar los alimentadores de los tres corredores de transporte municipal como ocurría antes de la pandemia?

  • Un grito de desesperanza

    ... lo peor que nos puede ocurrir es que nos acostumbremos, porque habremos perdido mucho como país.

  • Iza se mantiene en su libreto

    No hay duda de que Iza probó su conocido libreto con las nuevas autoridades. Ahora falta ver cuánto tiempo ganó y cuántos posibles aliados...

  • Libertad de expresión, ciudadanos y desinformación

    ¿Cómo mantener la libertad de expresión sin que esto lleve a campañas de desinformación y a impulsar el odio, el extremismo y que continúe la polarización?

  • Esto recién empieza

    ¿Cómo se mantendrá o se conseguirá apoyo para los proyectos que requiera el Gobierno? Las respuestas no son sencillas.

  • Inteligencia sin borrón y cuenta nueva

    Con este nuevo giro nace otra oportunidad valiosa para exigir cuentas.

  • Los decentes

    Hay que seguir hablando sobre estos nuevos acontecimientos, aunque la ciudadanía esté hastiada de la corrupción...

  • Una final de infarto

    Han jugado con las emociones de sus electores, con sus miedos; les han dicho quién es el malo, quién es el culpable.