Cuando degustamos frutas como bananas, mandarinas, naranjas, freímos un huevo o dejamos comida en un plato la mayoría de los ecuatorianos depositamos los restos (cáscaras, cascarones, semillas) junto a otros residuos como el plástico en una sola funda o tacho que luego son trasladados a los rellenos sanitarios de las ciudades. Estos desperdicios, sin ningún tipo de tratamiento, tienen efectos contaminantes para el aire y el suelo.

Al descomponerse la llamada basura orgánica genera gases de tipo invernadero como metano, óxido nitroso y dióxido de carbono, contribuyendo así a los efectos del cambio climático.

Por esto que la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo inició, a través de la fundación Alianza por la Solidaridad (APS) con apoyo de la Unión Europea con su programa Aid Volunteer y el Gobierno Autónomo Descentralizado (GAD) del cantón Pastaza, en la provincia del mismo nombre, un proyecto piloto de capacitación de reciclaje desde las fuentes de origen.

La iniciativa, llamada Innovación en el aprovechamiento de la fracción orgánica de los residuos domésticos dirigida a la producción agroecológica en cantón Pastaza, tiene una inversión de 200 mil euros y hasta el momento se aplica en los mercados y en el barrio Miraflores de la ciudad de Puyo.

Publicidad

Wilfrido Aragón, director del departamento de Desarrollo local sustentable del GAD de Pastaza, indica que la problemática de la baja clasificación de los desechos en el cantón motivó la creación del plan.

“Nosotros nos hemos trazado como política pública la capacitación a las familias para el reciclado de basura en orgánica e inorgánica desde la fuente... por eso que nos contactamos con la organización española y presentamos el proyecto que fue aprobado en abril de este año y lo estamos aplicando desde octubre pasado para mejorar nuestra capacidad de recolección y trabajar con la basura orgánica ”, dice.

Asegura que el programa de reciclaje es complementario a un proyecto municipal que apoya la producción de abono ecológico. “Tenemos un plan que se llama Operación Cobertizos en comunidades. Son doce cobertizos que están a las afueras de Puyo, donde se transporta 1,2 toneladas de basura orgánica diaria generada por los mercados y ahora en el barrio Miraflores para que las comunidades conformadas desde cinco hasta doce familias, previamente capacitadas, elaboren abono orgánico y siembren parcelas para producir productos totalmente orgánicos libres de químicos”, señala.

El funcionario indica que también se busca disminuir el impacto ambiental de los rellenos sanitarios locales y alargar la vida útil de estos.

Las familias que trabajan en los cobertizos son capacitadas, de manera constante, por personal municipal para la elaboración del abono que actualmente se realiza de forma manual. Solo el proceso de trituración de los residuos se realiza con maquinaria.

Según Aragón, el Municipio de Pastaza también ayuda a los comuneros en la comercialización del producto final.

Publicidad

Trimestralmente se producen 120 sacos de 35 kilos de abono Ecoabono Puyo en cada cobertizo y tienen un valor de 6 dólares por unidad.

El acuerdo alcanzado con la organización española implementa, entre otras actividades, capacitación y concienciación a través de los medios de comunicación y de forma presencial por 18 meses. A mediano plazo se prevé incorporar cinco barrios más hasta poder implementar el sistema de reciclaje de todo el Puyo.

Johnny Ayora, representante legal de APS, afirma que darle un valor agregado y financiero al reciclaje orgánico motiva a las personas para que implementen buenas prácticas ambientales. “En el Puyo las personas están observando los beneficios del abono ecológico para los sembríos... Estamos reduciendo la contaminación y los gases de efecto invernadero... Además, las personas que elaboran este compostaje, que son de escasos recursos, están recibiendo ingresos económicos, es decir, todos estamos ganando con este ciclo”, dice.

También sostiene que el trabajo coordinado con entidades públicas es crucial para el éxito de estos programas: “Estoy seguro que la conciencia ambiental en el país aumenta... pero hay que exigir a las autoridades que implementen planes de protección ambiental porque de nada sirve clasificar los desechos si cuando son recogidos todo va a un solo basurero”.

Carmen Vicente, voluntaria española del programa, afirma que han logrado el apoyo de otras instituciones para impulsar la iniciativa. “La Universidad Estatal Amazónica colabora a través de su programa de vinculación social de los estudiantes, que se encargarán de capacitar a las familias de los barrios al menos durante los meses de diciembre (2017) y enero y más adelante a partir de marzo (en 2018)”, sostiene. (I)

Uso de suelos
Beneficios ambientales

Tipos de abonos
Se considera abonos orgánicos a los excrementos sólidos de animales (en especial de aves, murciélagos), líquidos (purines), compostaje (obtenido a través de la descomposición de materia vegetal o basura orgánica).

Mejores suelos
El abono orgánico ayuda a mantener la estructura de los suelos, permitiendo una mayor retención de humedad y de nutrientes.

14
Mil toneladas de basura

Es la cantidad de desperdicios que genera la ciudad de Puyo al año con una población de más de 30.000 habitantes.