Familias de escasos recursos son las encargadas de la elaboración del abono ecológico en los cobertizos con la basura orgánica que transporta el municipio de Pastaza.
También se siembran hortalizas como lechugas libres de químicos que luego son vendidas en los mercados.
El Municipio de Pastaza ayuda con la comercialización de los sacos de Ecoabono Puyo, cuyo costo es de 6 dólares.