Las mejores y peores historias de "amor" en el reino animal

Las mejores y peores hostorias de "amor" en el reino animal
Las mejores y peores hostorias de "amor" en el reino animal
Los pingüinos son considerados un símbolo de romanticismo. Foto: National Geographic.
14 de Febrero, 2017 - 16h32
14 Feb 2017 - 16:32

La diversidad de relaciones es muy amplia en el reino animal. Hay parejas ocasionales y monógamas, familias poligámicas y otras particularidades.

Algunas especies tienen complejos rituales de conquista y otras relaciones terminan en asesinatos tras la copulación.

En el día de San Valentín, observamos las relaciones "amorosas" de los animales.

Pingüinos

Los pingüinos son considerados un símbolo de romanticismo. 

Con algunas diferencias entre los distintos tipos de pingüinos, los machos tratan de atraer a las hembras acicalándose a sí mismos, construyendo nidos agradable y emitiendo sonidos. Además, los machos buscan y seleccionan una piedra para ofrecerla. Si a ella le gusta, lo pone en su nido y forman una pareja.

Son monógamos y unen esfuerzos para cuidar a las crías. Normalmente, el macho se queda cuidando los huevos y la hembra sale en busca de comida. Esta última tarea puede tomar varios meses y las parejas pasan separadas gran parte del año. Cuando la hembra regresa, debe encontrar a su pareja y a su hijo, que ya debe haber salido del cascarón, a través de sonidos. Si esa y la próxima temporada no encuentra a su familia, recién ahí busca otra pareja.

Buceros bicornis

La hembra de Buceros bicornis se toma su tiempo para elegir a su pareja y tiene una muy buena razón para ser tan selectiva. Una vez que lo elige, su vida queda en sus alas. El macho crea una coreografía de baile y canto para impresionarla y la hembra también canta, formando duetos. Una vez que los huevos son puestos y fertilizados, el macho cierra el nido dejando apenas una abertura para que la hembra saque el pico y reciba la comida que él debe traer. La hembra permanece encerrada todo el tiempo. Esto se realiza en altas copas de árboles y es una forma de protegerse de los depredadores.

En el reino de las aves, la creatividad sobra. Las aves Bower, por ejemplo, el macho pasa la mayor parte del tiempo buscando baratijas que son brillantes, de color azul. Esta decoración selecta se coloca sobre el nido con la esperanza de convencer a una mujer para pasar la noche.

Los buitres negros, los cóndores y lechuzas, entre otras especies, como el Papagayo de Guayaquil (Ara ambiguus guayaquilensis), elige una sola pareja para toda la vida y cuando uno de los dos muere, el otro puede llegar a morir de la tristeza al poco tiempo.

Ballenas jorobadas

Los machos de ballenas yubarta o jorobadas emiten sonidos que son conocidos como "el canto de las ballenas". Las hembras están atentas a esos sonidos y cuando están dispuestas al apareamiento, nadan junto al macho, danzan juntos y se reproducen. Tras ello, se separan y ambos están disponibles para un nuevo encuentro. 

Este ritual se practica en aguas tropicales, como las de Ecuador, entre julio y septiembre.

Entre las curiosidades bajo el mar, se destacan los los caballitos de mar, que eligen a una pareja par toda la vida y es el macho el que se embaraza y alumbra a las crías. Mientras el calamar nautilos se reproduce sin siquiera tener contacto con la pareja. ¿Cómo? Uno de los tentáculos es su órgano reproductor, cuando el saco de esperma está lleno lo suelta en el agua y este solo busca a la hembra y se mete en ella. Cuando esta empieza a ovular, el saco se abre para fecundar a la hembra.

León

Son 'polígamos'. Un león macho puede copular unas 50 veces al día y las hembras unas 20 veces, aunque algunos especialistas aseguran que ese número puede ser mayor. Durante esta época, algunos dejan de comer o buscar alimentos y se concentran solo en la reproducción.

Las manadas están lideradas por un macho alfa dominante. Si un león joven quiere ganarse el amor de las leonas, tendrá que pelear y vencer al alfa. Así las leonas lo considerarán el candidato ideal para tener descendencia.

Los leones tienen 'espinas' en el pene, que lastiman las paredes de la vagina de la hembra, eliminando esperma de apareamientos anteriores e induciendo la ovulación. Este rasguño duele, por supuesto, sin embargo la hembra se aparea varias veces para que los ovarios completen el proceso de maduración y pueda procrear. Este proceso también ocurre en los gatos domésticos y otros felinos.

Generalmente los machos son agresivos con las crías y pueden llegar a matarlos con la intención de que la hembra esté nuevamente predispuesta al apareamiento.

Mantis religiosas

Es un insecto carnívoro que puede llegar a medir 15 centímetros que cobra fama mundial por un detalla siniestro en su reproducción. En la etapa de apareamiento, el macho busca una hembra y de ser necesario se peleará con otros para copular. Aunque corre gran riesgo de muerte.

Se ha documentado que en ocasiones, la hembra se come a su pareja justo después del apareamiento, e incluso durante. La hembra, generalmente de mayor tamaño, sujeta al amante contra el tórax y comienza a devorarlo por lo ojos. El objetivo de esta acción es proporcionar alimento a la madre en gestación.

Esta mala reputación es compartida por la araña conocida como 'viuda negra', que también es capaz de devorar al macho tras la copulación. 

Más curiosidades

- Distintos estudios aseguran que las únicas especies que mantienen relaciones sexuales por placer son los bonobos, los delfines y los humanos. 

- Aunque hay debates científicos al respecto, ciertos estudios dice que el 50% de las jirafas macho son bisexuales.

- En algunas especies de lagartos cola de látigo (Cnemidophorus) no hay machos y las hembras se reproducen por medio de partenogénesis, una forma de reproducción basada en el desarrollo de células sexuales femeninas no fecundadas puesta en marcha por factores ambientales, químicos, descargas eléctricas, entre otros elementos.

Los caracoles son hermafroditas, pero ya que no se pueden inseminar a sí mismos buscan una pareja. Se presionan uno contra otro para lograr "inyectar" el esperma en el otro. Este proceso resulta peligroso, pues durante el encuentro alguno de los dos puede morir dado que los dardos calcificados (una especie de pene) pueden penetrar el corazón o el cerebro.

- El puerco espín macho orina sobre la hembra antes de copular y se dice que el cerdo puede tener orgasmos de hasta 30 minutos de duración. (I)

* No es una publicación de caracter científico. Los datos fueron tomados de distintos sitios web especializados y afines a la fauna salvaje.

Las mejores y peores historias de "amor" en el reino animal
Ecología
2017-02-14T16:33:06-05:00
Aunque en casi todas las especies animales la copulación sea solo un asunto de reproducción, algunas tienen complejos rituales para elegir a la pareja.
El Universo

Lo más leído