“En una sola generación, la actividad humana ha dañado gravemente el océano capturando peces más rápido de lo que pueden reproducirse, mientras se destruyen sus zonas de alimentación", declaró Marco Lambertini, director general de WWF Internacional.

Sus palabras se sustentan en el informe 'Planeta Vivo: Océanos', que publicó la organización ambiental este 16 de septiembre.

El documento muestra un descenso del 49 % de las poblaciones marinas entre los años 1970 y 2012. Algunas especies de peces clave para la seguridad alimentaria están disminuyendo de forma alarmante, y algunos grupos se han reducido hasta en un 75%.

Para el 2050, los arrecifes de coral podrían perderse en todo el mundo a causa del cambio climático y, aunque están bajo el mar, su desaparición afectará gravemente sobre la tierra.

Publicidad

Más del 25 % de todas las especies marinas viven en los arrecifes de coral y unos 850 millones de personas se benefician directamente de sus servicios económicos, sociales y culturales.

La extinción de los arrecifes de coral tendría consecuencias catastróficas, resalta el informe. América Latina y el Caribe están en peligro.

Lea también: La misteriosa masa de agua caliente que recorre el océano Pacífico

"Se está poniendo una presión sin precedentes sobre nuestros mares en Latinoamérica. Extraemos de ellos más atunes, jureles y sardinas de lo que es sostenible; afectamos complejos ecosistemas y paisajes marinos como nuestros manglares y corales, y contaminamos sus aguas”, declaró Roberto Troya, director de WWF Latinoamérica.

Para comprender mejor el impacto de la salud de los océnos en la vida cotidiana, presentamos los datos más reelevantes del informe, las posibles soluciones que proponen los especialistas.

¿Por qué han enfermado los océanos?

Publicidad

- 29% de los recursos pesqueros son sobreexplotados.

- El consumo anual per cápita mundial de pescados aumentó de 9.9 kilos en 1960, a 19.2 kilos en el 2012.

- Más de la tercera parte del petróleo y gases se extraen de fuentes marinas, y está creciendo la demanda de combustibles extraídos de depósitos en las profundidades del océano.

- 80% de todos los turistas buscan lugares cerca del mar.

- El tráfico de barcos se ha cuadruplicado en dos décadas, con mayor crecimiento en el Océano Índico y en en el Océano Pacífico.

Lea también: Plásticos amenazan el océano de Ecuador

- La flota pesquera es 2 a 3 veces más grande de lo que el océano puede soportar; sin embargo, se dan subsidios de entre $ 14 - 35 billones para el sector, sobretodo en países en desarrollo.

- Un crucero de tamaño moderado en una semana genera 795.000 litros de aguas residuales, 3.8 millones de litros de aguas turbias, 500 litros de desechos peligrosos, 95.000 litros de agua oleosa y 8 toneladas de basura, basado en un crucero de 2.200 pasajeros y 800 tripulantes.

- La deforestación de los manglares del planeta es superior al promedio mundial de pérdida de bosque, por una tasa de 3 a 5 veces.

- La mitad de los corales del mundo se han perdido.

- Incremento de 3-5 grados centígrados de la temperatura del océano en el 2100. Al ritmo actual de aumento de la temperatura, los arrecifes de desaparecerán para el 2050

- 8 millones de desechos plásticos son arrojados en el océano cada año, el equivalente a 15 fundas grandes de basura por cada metro de la línea costera. Este número podría duplicarse para el 2025.

¿Por qué es fundamental que tener océanos saludables?

Los hábitats costeros protegen a las comunidades y ciudades de las tormentas y la erosión

Los arrecifes cercanos a la costa promueven la creación de arena.

Arrecifes de coral saludables son indicadores marinos de biodiversidad y pueden ser una fuente de nuevas medicinas y productos para el cuidado de la salud.

Lea también: El planeta Tierra sigue registrando nuevos niveles récord de calor

La pesca sustentable provee comida, crea trabajos y soporta las economías locales.

Manglares y marismas (ecosistema húmedo con plantas acuáticas) son filtros naturales que atrapan los sedimentos perjudiciales y el exceso de nutrientes.

Los escenarios costeros, islas y arrecifes de coral ofrecen oportunidades de recreación.

¿Qué se puede hacer?

- Redireccionar el flujo financiero: Pago por los servicios del ecosistema, inversiones verdes, redireccionar los fondos y subsidios y valorar el capital natural.

- Recursos del estado equitativos: Gobernanza del océano, seguridad alimentaria, comunidades basadas en la gestión de estructuras, empoderamiento de la comunidad.

Lea también: Subida de nivel del mar amenaza la existencia de las pequeñas islas caribeñas

Preservar el capital natural: Proteger las áreas marinas, especialmente sectores que funcionan como guarderías de diferentes especies; restaurar los ecosistemas y valorar las funciones ecológicas.

- Mejorar las formas de producción: Pesca sustentable; desarrollo costero y turismo sostenible; e infraestructuras sustentables.

- Consumir con sabiduría: Alimentarse con productos marinos de forma sustentable, practicar el turismo responsable y hacer uso eficiente de la energía y los materiales. (I)