El Ministerio de Justicia adjudicó un nuevo contrato a la operadora Claro (Conecel) para que esta compañía continúe suministrando el servicio de comunicación e internet, que permite el rastreo de los grilletes electrónicos que se instalan a los procesados por la justicia.
La fuga de Fernando Alvarado Espinel, quien se despojó del grillete, reactivó las alertas sobre las fallas de esos dispositivos electrónicos de vigilancia, que ya se habían dado por parte de los operadores del sistema y del Consejo de la Judicatura transitorio.

Páginas