En diversas ocasiones la ciudadanía de Guayaquil, y de otras ciudades del Ecuador, defensora de la paz, se ha pronunciado públicamente en concentraciones y caminatas por el respeto a la democracia.


Precisamente, luego que el país vivió otro paro nacional con lamentables pérdidas humanas y materiales, ciudadanos meditan cómo coadyuvar a mantener estabilidad y convivencia social.


Publicidad

Ximena Rocío Moya

¿Cómo yo aporto al Ecuador para contrarrestar la corrupción, el quebrantamiento de la paz y de las virtudes personales?, desde las cosas más sencillas como cumplir con mis derechos sin perjudicar al prójimo; por ejemplo, tengo derecho a parquearme en una calle, lo hago correctamente, no en doble fila, sin luces de parqueo, ni me prendo al pito haciendo ruido para llamar a una persona. Es mi derecho de ir al templo y tengo un bebe, un cachorro, no los voy a llevar, el templo no es guardería de niños ni de animales para hacer bulla, chillar, interrumpir ceremonias religiosas. Quiero ir al trabajo, mall, tomar un bus, sentarme en una banca de un templo, etc., pero estoy con gripe, tos, así lleve tapaboca no debería salir de la casa porque la saliva que se expulsa en estornudos y al toser, se filtra por la mascarilla y voy a enfermar a las gentes. En las votaciones, no voto por sinvergüenzas corrompidos, delincuentes, aunque ofrezcan empleos, víveres, oro, becas, bonos, etc.

En el barrio, ciertas familias tiran su basura a las casas vecinas, llevan a los perros a defecar a otro jardín, junto al carro, puerta del vecino; yo les llamo la atención con cultura. Recibo un vuelto con más dinero, compro una cosa pero me dan dos, devuelvo lo que no es mío. Mis hijos aprenden porque ven ejemplos de honestidad, convivir en paz. (O)


Publicidad

Margoth Mancero

Como persona respetuosa, y en compañía de mi familia, trato de vivir la palabra de Cristo, la cual dice cómo ser patriota, honrado, bueno, buen administrador de un país, buen gobernante, buen ciudadano, buenos padres, buen hijo, buen jefe, buen servidor, buen amigo, buen compañero, buen comerciante, buen vendedor, buen pagador, buen pastor, buen maestro, buen líder, buen político, buen científico, buen profesional, buen labrador, buen financista, buen hombre, buena mujer, buen joven, buena compañía, buena persona.

La palabra sagrada de Dios educa recto, inteligente, extiende amor divino, sabiduría divina, es ley justa superior, se cumple en todo lo que dice, es sobrenatural, única; no es como la palabra del hombre, vacía, mentirosa, no se cumple a cabalidad todo lo que manifiesta, promete, ofrece, jura, no da vida y paz. (O)


Publicidad

José Ernesto Ortoneda

Como ciudadano ecuatoriano, aporto al Ecuador, mi país, respetando las leyes establecidas en la Constitución; denunciando todo acto de corrupción, así sea del mismo presidente o de cualquier otra autoridad; exigiendo que se cumplan acuerdos y promesas hechas en campañas políticas, mediante protestas pacíficas y diálogos constructivos; colaborando para que se mantenga el respeto a la vida y a los bienes ajenos.

También, cumplo con mi rol, como todos quienes residimos en esta patria, trabajando en pos de lograr producción, que es sin lugar a dudas la base del desarrollo y el progreso, pues hay que ser el ejemplo para nuestros hijos desde nuestros hogares, dándoles una buena educación (la que al parecer no se la complementa en las escuelas, colegios y universidades) y también una excelente capacitación para conseguir que sean profesionales honestos que puedan dirigir con éxito los destinos del Estado. (O)