Las poblaciones frente al mar tienen oportunidad de aprovechar su ubicación para el desarrollo de actividades portuarias, turísticas, deportivas, etc. Desde que se mencionó el proyecto de construcción de la refinería de petróleo en Manta, en una reunión de la Cámara de Comercio, me opuse porque afectaría al desarrollo de la ciudad y la provincia; felizmente, se suspendió, pero en un periódico manabita se publicó que se revive la idea de hacer una refinería y que la gerencia de Petroecuador ha tenido contacto con empresas internacionales que manifiestan que se deberá hacer en una población costera, y alega que el mejor sitio sería Manabí.

Manta es una ciudad privilegiada, ubicada en el centro de la Tierra, con la línea equinoccial que pasa por Pedernales. En este sector no se producen huracanes, tornados; la temperatura del mar es ideal todo el año para turismo. Lamentablemente existen intereses económicos de otras provincias con complicidad de ciertas autoridades de Manabí, que impiden el desarrollo de la provincia con la construcción de una refinería. En cambio, no se aprovecha la oportunidad que ofrece la ingeniería oceánica para construir un puerto de transferencia internacional de carga en Manabí, similar al de Rotterdam, Holanda, con mucho volumen de carga. (O)

César Aurelio Delgado Otero, ingeniero civil, Manta