Publicidad

La pandemia en 2021

Hay dos gravísimas amenazas para nuestro futuro. Sobre la una, colapso económico con abandono de la dolarización, está en nuestros votos prevenirla el próximo domingo. Sobre la otra, la pandemia, el país puede amortiguar su impacto.

A mediados de enero el número de muertos por encima de la norma promedió 14 diarios en Guayaquil. Es el efecto de las aglomeraciones de fin de año y de la celebración barcelonista. Estas muertes no aparecen en las estadísticas oficiales. Fuentes de la capital insinúan que la situación allá es aún más crítica.

La situación en Ecuador no es nada comparada con la del Perú. Hoy Lima y departamentos circundantes entran en una muy estricta cuarentena.

El mundo va a seguir viviendo rebrotes de la pandemia hasta que en el virus esté bajo control en todo el globo. El COVID muta constantemente. Hoy hay al menos tres nuevas cepas que se transmiten con mayor facilidad, y se teme sean más mortíferas. En Berlín cerraron el hospital Humboldt por estar infectado de la cepa inglesa. Dentro de poco, estas cepas más transmisibles habrán desplazado a las ahora presentes.

Para frenar la pandemia es necesario vacunar, lo que marcha más lentamente de lo previsto. EE. UU. prohíbe la exportación de vacunas producidas en ese país hasta que no estén cubiertas las necesidades nacionales. La Unión Europea amenaza a AstraZeneca con enjuiciarla si no cumple con el cronograma de entrega de vacunas, y contempla prohibir las exportaciones de las vacunas producidas en la eurozona. Hoy, Pfizer atiende al mundo desde su laboratorio en Bélgica, el que está en proceso de ampliación, y por lo tanto provisionalmente trabaja a media llave. Ecuador esperaba 50.000 vacunas en enero para su plan piloto, y solo recibió 8.000.

AstraZeneca va a aportar la mayor cantidad de vacunas que requiere el Ecuador, con vacunas producidas en Argentina y empacadas en México. Ya se dio el despacho de vacunas de Argentina a México. Pero no han dado fecha de cuándo la recibirá el Ecuador.

La vacuna rusa ya está lista, y hay vacunas chinas que aún no completan la fase tres de prueba, pero que están disponibles de manera experimental. Ni la china ni la rusa han sido aprobadas por las autoridades sanitarias de EE. UU. y la Unión Europea. Hasta que no sean aprobadas, recurrir a estas vacunas conlleva un riesgo.

El Ecuador recibirá todas las dosis que necesita. El problema es cuándo. Hasta ahora, la entrega fue solo simbólica. Mientras reciba solo 8.000 dosis semanales, no será posible arrancar con la campaña de vacunación. Cuando lleguen masivamente las vacunas, el desafío es tener una bien montada campaña de vacunación. No es fácil. En EE. UU., donde el gobierno Trump no se hizo cargo y la dejó a los estados, la vacunación avanza lentamente y de forma desigual. Es inevitable que los muertos superen el medio millón.

The Economist prevé que los EE. UU. y la Unión Europea recién completarán la vacunación a fines de este año. Rusia, Canadá y la mayor parte de América Latina, a mediados de 2022; Colombia Ecuador, China e India a fines de 2022; África, Venezuela, Bolivia y Paraguay, en 2023.

El mayor desafío del nuevo gobierno será acelerar el proceso de inmunización y superar esa pesimista previsión de The Economist. (O)

Comparte este artículo

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?