¿Filibusteros del siglo XXI?

Lunes, 9 de Julio, 2018 - 00h35
9 Jul 2018
Lunes, 9 de Julio, 2018 - 00h35
9 Jul 2018

Los filibusteros que llegaron a Guayaquil en el siglo XVII, arrasaron la ciudad, la dejaron en ruina y se fueron.

La Universidad de Guayaquil

Salí de su Rectorado en julio del 2004.

En los acontecimientos más trascendentales de la Patria, desde el siglo XIX, estuvo la Universidad de Guayaquil.

Valor supremo, como el amor a la Patria, era ser leal con la Universidad. Y debe serlo.

¿Hubo contradicciones y aún actos de violencia? Sí, pero las soluciones se encontraban dentro de la comunidad universitaria, gracias al cogobierno que se estableció en la Universidad ecuatoriana, desde la década de los veinte del siglo XX. No había estamento universitario excluido de los debates, ni de los espacios de decisión universitaria.

Y llegó el correato

Su principal instrumento de afectación fue la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES) del 2010, minimizando al cogobierno de los estamentos de la comunidad universitaria, estructurado desde la ley de 1925.

Se propiciaban gobiernos autoritarios –de “mini-Correas”– con la coraza de la autonomía. Algunas universidades y politécnicas tuvieron la dignidad de mantener los espacios democráticos en el interior de sus instituciones, aun cuando se disminuyó el nivel de participación de los estamentos universitarios.

En la Ley del 2010 se establecieron las llamadas universidades emblemáticas, sin cogobierno alguno, UArtes, Universidad de las Artes, Ikiam, Regional Amazónica, Yachay-Ciudad del Conocimiento y de la UNAE-Universidad Nacional de Educación, con muchos recursos –que a las otras no se les provee–. Solo faltó que a las universidades históricas se las llame “especies en extinción”, en la petulancia de ahogarlas.

Conductas de fraude

Entre el 23 de octubre del 2013 y el 7 de noviembre del 2016, la Universidad fue intervenida por el Consejo de Educación Superior (CES). Personas extrañas a la U. de G. –y con sesgos regionalistas– pasaron a gobernarla.

Aún continúan las secuelas de esa intervención. Hay percepción de encubrimientos y también de padrinazgos.

Al leerse informes recientes de la Contraloría y las predeterminaciones de responsabilidades, habría evidencias de graves conductas de fraude y también culposas. Desde “raterías”, que suman millones de dólares, hasta emisión de títulos, sin que los “titulados” hayan cumplido los requisitos.

Aún no entra en los informes lo denunciado públicamente de negociación de cupos de ingresos. La autoridad universitaria se va contra los que denuncian que los obligaron a pagar, ¿será para amedrentarlos? La Contraloría sabrá diferenciar a los extorsionados, obligados a pagar, de los que extorsionan y caen en concusión al ser funcionarios públicos.

Las actuales autoridades nacionales del sistema universitario conocen los informes de la Contraloría y también denuncias.

Las elecciones ilícitas

Las autoridades nacionales fueron advertidas de que iban a darse.

Cuando era público y notorio que la Asamblea Nacional había reformado la Ley Orgánica de Educación Superior introduciendo la mejora de la cuota de cogobierno –en los casos de estudiantes que eran del 10% al 25% de los docentes, se eleva hasta el 35% de los docentes–; y, se incluyen otras normativas, se convocó para los días 26 y 27 de junio de 2018, a elecciones de cogobierno con la ley del correato. Éticamente un desacato a quienes habían impulsado la necesidad de la reforma.

Evidentemente, lo hicieron para asegurar el espacio de poder en el entorno de las autoridades actuales.

Me limitaré a los resultados estudiantiles. Se publicitó, en todos los medios, el triunfo de la lista vinculada a las autoridades. 16.212 sobre un total de 63.927 empadronados en las 18 facultades.

En democracia puede enfrentarse a cualquier sector, pero nunca debe ser por la vía de la deshonestidad y el fraude.

La práctica de fraude pudo ser muy incisiva en la Facultad de Ciencias Administrativas. Mientras el ausentismo, en 17 facultades, con 52.510 empadronados, fue de 73,46%, en Ciencias Administrativas, con 11.417 empadronados, fue solo de 7,85%. En C. Adm., los votos por la lista vinculada con las autoridades, habría obtenido el 92,15% de los votos válidos.

Los 16.212 votos de la lista vinculada son la suma de 7.563 –en 17 facultades– y 8.649 de Ciencias Administrativas.

Los que han visto las firmas de los votantes mencionan que parecen una prueba de caligrafía, ¿será? Debería revisárselas con las respectivas cédulas de ciudadanía, para evidenciar que no hubo fraude.

¿Y las autoridades nacionales de educación superior. Ni pío?

Sí hubo un pío:

Un consejero del Consejo de Educación Superior envió un mensaje de apoyo a las autoridades de la U. de G. y tacha a los informes de la Contraloría de “forzados y amañados”.

Posiblemente, no conoce que en la ley reformatoria por promulgarse, postveto presidencial –y gracias a Moreno– consta la Disposición General Décima Novena, que expresa: “Las resoluciones de la Contraloría General del Estado, respecto de la responsabilidad y sanciones a personas naturales del sistema de educación superior serán de cumplimiento obligatorio e inmediato. El Consejo de Educación Superior velará por el cumplimiento de estas disposiciones en el sistema”.

¿Las demás autoridades nacionales de educación superior, cuándo actuarán?

No se trata de masacrar a las autoridades de la U. de G., sino de que todo se transparente. De hacérselo y evidenciarse que las cosas no pasan de errores subsanables, habrá que apoyarlos.

Lo que no es admisible es el silencio de las autoridades nacionales.

La Universidad Agraria

También la han querido ahogar por decisiones políticas.

En chiqui

Sobre la U. de G., se me ha dicho que el riesgo es que “los chinos” se hagan fuertes, el mismo argumento de ayer cuando se potenciaron a los “atalas”, también para ahogar a la FEUE, acabar con la UNE y tomarse el Fondo de Cesantía del Magisterio. En democracia puede enfrentarse a cualquier sector, pero nunca debe ser por la vía de la deshonestidad y el fraude. (O)

¿Filibusteros del siglo XXI?
Los filibusteros que llegaron a Guayaquil en el siglo XVII, arrasaron la ciudad, la dejaron en ruina y se fueron.
2018-07-09T00:35:13-05:00
El Universo

Te recomendamos