Permiso de trabajo para venezolanos

Viernes, 11 de Mayo, 2018 - 00h00
11 Mayo 2018
Viernes, 11 de Mayo, 2018 - 00h00
11 Mayo 2018

Mi colega Alex Nowrasteh dijo que después de Siria, la próxima crisis de refugiados se dará en Venezuela: “Desde la llegada del  socialismo bolivariano  de   Hugo Chávez  hace dos décadas, 4 millones de venezolanos han huido del país –incluyendo al 1,2 millones que salieron solamente en los dos últimos años–. La escala de la emigración venezolana está rápidamente acercándose a los 5,5 millones de sirios que escaparon de su país durante su guerra civil”.

Ecuador no es ajeno a esta tragedia. En 2017, según la Subsecretaría de Migración del Ministerio del Interior, el 21% de los venezolanos que ingresaron al país no salió. Esto implica que se quedaron en Ecuador 61.138 venezolanos, “12 veces más que en 2015”. La mayoría de ellos ingresa por la frontera norte, donde las oficinas migratorias receptan 3.000 solicitudes diarias. El 85% de los extranjeros que ingresan por la frontera norte es venezolano.

Inicialmente el Gobierno colombiano adoptó una política migratoria solidaria con los migrantes venezolanos. Otorgó un permiso temporal de residencia y trabajo (conocido como el PEP) a 150.000, de los 750.000 a 2 millones de venezolanos que están viviendo en ese país. El presidente Juan Manuel Santos revirtió esta política en un intento de lograr mayor control y seguridad en la frontera, pero en lo único que resultará, según Nowrasteh, es que aumentarán los cruces ilegales y se les dificultará a los inmigrantes integrarse a la economía.

De los gobiernos en países vecinos, quizás la política más amigable ha sido la del Gobierno peruano que creó un permiso renovable de un año para trabajo y residencia que cuesta $ 12.

En Ecuador, aunque se les ha permitido el ingreso, permanecer legalmente resulta más difícil que en los países vecinos. Muchos piensan que los venezolanos vienen a robarse el empleo que pudieran tener ecuatorianos, pero esto ignora que los inmigrantes vienen a trabajar para mejorar su calidad de vida. Además, los productores y consumidores ecuatorianos se benefician de su trabajo.

Un porcentaje considerable de inmigrantes venezolanos tiene un alto nivel de preparación. Muchos de ellos incluso vienen con recursos a invertir en sus propios negocios. Según el Banco Central del Ecuador, el 95% de la inversión extranjera directa (IED) proveniente de Venezuela corresponde a inversiones de venezolanos en comercio y manufacturas.

Los venezolanos que llegan a Ecuador suelen ingresar en calidad de turistas con permiso de 90 días, pero les resulta muy costoso conseguir un permiso de trabajo. La visa de trabajo más barata es la de Unasur, a un costo de $ 250, valor que supera el costo de un pasaje de Cúcuta a Ecuador. Los que no obtienen algún permiso legal se vuelcan al sector informal donde, como dijo un inmigrante, “nos tratan como delincuentes”.

El Gobierno debería implementar un régimen especial para los migrantes venezolanos considerando la situación extrema por la cual están saliendo de su país. Este régimen comprendería un permiso temporal de residencia y trabajo que podría ser renovado después de determinado periodo. De lo contrario, el flujo migratorio continuará de forma ilegal y no se les permitirá a los venezolanos salir adelante por cuenta propia. (O)

Permiso de trabajo para venezolanos
Mi colega Alex Nowrasteh dijo que después de Siria, la próxima crisis de refugiados se dará en Venezuela: “Desde la llegada del socialismo bolivariano de Hugo Chávez hace dos décadas, 4 millones de venezolanos han huido del país –incluyendo al 1,2 millones que salieron solamente en los dos últimos años–.
2018-05-11T00:00:26-05:00
El Universo

Te recomendamos