Tian’anmen, Maidan, Chacao

24 de Febrero, 2014
24 Feb 2014
24 de Febrero, 2014 - 00h00
24 Feb 2014

China, Ucrania, Venezuela. Es la misma lucha, la misma represión... El enemigo es el mismo: el autoritarismo, las dictaduras, que ahora forman un perverso y desvergonzado club en el que intercambian condecoraciones, negocios y recetas de métodos represivos. Putin, Lukashenko, la oligarquía china, Bashar al-Asad, los hermanos Castro, Diosdado Cabello, el ucraniano Yanukóvich, los ayatolas... todos juegan en el mismo equipo, todos hablan la misma jerga. ¿No han visto cómo se defienden entre ellos, cómo se llenan la boca hablando de soberanía y no intervención?

¿Han visto algo más conmovedor que el traslado en motocicleta del cuerpo de Génesis Carmona, ya mortalmente herida? La proverbial belleza de la mujer venezolana será en adelante un espectro que no dejará dormir a los represores... es que esta gente está intentando derribar a un gobierno democrático, electo por mayoría. Esto último es dudoso, el software venezolano para el voto electrónico es tan creíble como los diálogos que Nicolás Maduro sostiene con los pajaritos mientras Diosdado hace de las suyas... Está bien, les concedemos el privilegio de la duda, pero en ningún caso la mayoría tiene derecho a violar los principios fundamentales del ser humano, el nazismo fue un gobierno mayoritario... No importa, nuestro carnal Mahmud Ahmadineyad ya probó que el holocausto no existió. ¿Han visto las fotos de las matanzas en Ucrania? ¿Y los videos que muestran francotiradores que cazan a los manifestantes como conejos? ¡Montajes del imperialismo, porque Yanukóvich fue electo legalmente! ¡A callar, golpistas!

La libertad, derecho consustancial con la vida, debería ser exigida por los seres humanos en primer lugar, pero no es así, no es un bien que las masas aprecien prioritariamente. Las mayorías prefieren la supervivencia segura a una vida en plenitud, más si esa mera supervivencia viene acompañada de un poco de comodidad. Edificar regímenes basados en la libertad, en las libres decisiones de las personas, es muy difícil, porque también deben estar basados en la responsabilidad. Son sistemas en los que se asume que cada individuo ha tomado su destino en sus manos. Es más fácil que nos “den pensando”, que “nos den viviendo”... Al pueblo venezolano no lo ha levantado, desgraciadamente, la inexistencia de libertad y de estado de derecho. No, han sido la escasez, la inflación y la inseguridad. No han sido trágicamente la falta de libertad de expresión y la justicia sesgada, sino las colas, el desabastecimiento y los asaltos. Se tardaron en darse cuenta de que ese “poco de comodidad” que el autoritarismo proporciona será siempre un poco, bien poco, porque la abundancia es hija de la libertad ¿O es que hay alguna excepción y algún país sometido a dictaduras es rico? Tardaron los venezolanos, pero las buenas causas siempre están a tiempo. Así es esto, aceptemos los sufrimientos que están por venir, son el precio que tenemos que pagar por haberlos tolerado tanto tiempo. Esta es una batalla de la guerra mundial contra la opresión... Mañana nos volveremos a ver en Tian’anmen.

Tian’anmen, Maidan, Chacao
China, Ucrania, Venezuela. Es la misma lucha, la misma represión... El enemigo es el mismo: el autoritarismo, las dictaduras, que ahora forman un perverso y desvergonzado club en el que intercambian condecoraciones, negocios y recetas de métodos represivos.
2014-02-26T22:40:54-05:00
El Universo

Te recomendamos