Un nuevo pénsum educativo enfocado en derechos humanos y la prevención de la violencia contra la mujer es parte de la preparación que tendrán los nuevos aspirantes a la Policía.

El pasado 31 de octubre ingresaron 8.500 aspirantes con quienes se inaugurará ese programa de estudios, informó la Presidencia de la República.

Hay 41 escuelas de formación a nivel nacional, y de ellas, 10 para son para mujeres.

Publicidad

Policía enfrentará a la delincuencia con nuevo equipamiento por $ 98 millones

El general Marcelo López, director nacional de Educación de la Policía, comentó que han reajustado algunas de las mallas curriculares.

Indicó que el proceso de formación de los aspirantes es de un año, de los cuales seis meses son presenciales y seis meses virtuales. Al graduarse obtendrán el título de Técnico Superior en Seguridad Ciudadana.

Formación básica o periodo de adaptación, autogobierno y formación profesional son los ejes en la presencialidad.

“Les damos como una asignatura con mayor relevancia la de derechos humanos y género, que ya se venía dando anteriormente, pero que ahora la hemos impulsado y la hemos certificado con otras entidades para que los conocimientos que vamos a impartir tengan el aval”, dijo López.

Publicidad

En el caso de género, agregó, se incorporan no solo aspectos teóricos sino de manejo y empleo de talleres, charlas con otras entidades, dramatizaciones de concienciación, entre otras.

Caso María Belén Bernal, en una línea de tiempo, todo lo que se sabe de su desaparición y muerte

Para la virtualidad se contempla el conocimiento de otro idioma, investigación del delito, mediación, investigación científica, prácticas laborales, entre otros aspectos.

En Ecuador hay 41 escuelas para la formación del personal policial. Diez son para mujeres. Foto: Cortesía

Tras los seis meses de formación presencial saldrán a las calles. López mencionó que irán a la gestión policial en los ámbitos en los que las direcciones de Talento Humano y de Operaciones les asignen.

Esto, añadió, es con tutoría de oficiales y clases antiguos. Y sus funciones serán menos conflictivas o menos peligrosas. Señaló que ese proceso no es nuevo, sino que siempre se lo hace con los egresados para su adaptación.

Publicidad

“A los seis meses ahora van a salir por esta inminencia de la necesidad. Antes salían a los dos años”, remarcó.

Se ha reajustado el tiempo, pues la formación antes era de dos años y se ha bajado a uno, tomando como referencia la Ley de Educación Superior.

López expresó que se hacen evaluaciones y si se determina que hay que hacer mayores ajustes, se lo propondrá.

Por tres años, el campamento que iba a destinarse para personal de Refinería del Pacífico ahora será para una escuela de formación de policías

Al consultarle si no es un riesgo, respondió que el riesgo cero no existe. “Buscamos con estos nuevos funcionarios que ellos vayan a ocupar los cargos menos riesgosos administrativos, en la medida de lo posible de atención ciudadana, para que los policías experimentados puedan deslindarse de esas responsabilidades y ellos actuar en las zonas de conflicto”, explicó el funcionario.

Publicidad

A criterio de Hugo Espín, analista de seguridad, se cumple con un “proceso de formación” para lograr incrementar el número de personal, pero no se pueden completar procesos de transformación de personas civiles al régimen de uniformados cuyo trabajo es, particularmente, de orden físico y psicológico frente a las adversidades propias del servicio.

“No entender estas condiciones pone en riesgo la vida de los propios servidores policiales cuyas destrezas sean insuficientes y la vida de todos cuando una persona sin las aptitudes y conocimiento reaccione, más cuando deberá hacerlo con el uso de armas de fuego o acciones físicas”, sostuvo el especialista.

A modo de ejemplo, afirmó que un curso de especialización dentro de la Policía como el GIR o GOE dura diez meses.

El general en servicio pasivo Juan Carlos Rueda, exdirector de Educación policial, mencionó que los procesos de formación de un policía son muy complicados y quizás se deben elevar las exigencias académicas para los aspirantes.

La profesión policial demanda conocimientos, capacidades y destrezas tanto en el orden jurídico, a nivel constitucional, penal, amén de la doctrina de derechos humanos en todas sus dimensiones, añadió.

Policía Nacional abrirá nuevas vacantes para ingresar como oficiales o personal de tropa

El Ministerio del Interior, en coordinación con ONU Mujeres, desarrolló jornadas de capacitación sobre género a instructores de la Escuela Superior de Policía. Foto: Cortesía

“Necesitamos policías que puedan manejar situaciones extremas en lo social, en la seguridad pública y en la seguridad ciudadana, con las sensibilidades propias de un especialista, de tal manera que discrimine con sabiduría las más difíciles situaciones que supone enfrentar a criminales y apoyar a las víctimas”, manifestó el exoficial.

La tarea de formar y capacitar a un policía es permanente. Seis meses son solo el inicio de un proceso que debe seguir a lo largo de su carrera profesional, agregó Rueda.

Acerca del crimen organizado, Marcelo López, director nacional de Educación de la Policía, mencionó que es del nivel táctico-estratégico-superior y los aspirantes lo conocen de manera general.

El Gobierno prevé incorporar a un total de 30.000 nuevos agentes en tres años.

Para mediados de noviembre se anuncia la apertura de 5.000 vacantes, 400 para oficiales y 4.600 para personal de tropa. (I)