El conteo del dinero hallado en la casa de Juan Pablo A. R., quien fue asesinado el lunes en el sur de Guayaquil, tomó cuatro días, y ya este viernes la Policía confirmó que lo incautado suma un total de 8,4 millones de dólares y 100.000 euros.

El dinero fue escaneado billete a billete; se copiaron los números de serie y fueron ingresados al sistema. Para esto se formó un grupo de trabajo que procesó los billetes de diferente denominación frente a personal de la Fiscalía que supervisó la labor de los peritos. Se trata de uno de los decomisos de efectivo más grandes que se han dado en los últimos años.

Tras tener la cifra real, el monto será depositado en las cuentas del Banco Central, así lo informó días atrás la Fiscalía.

Mientras tanto, la investigación continúa. En flagrancia, el pasado 1 de agosto, cuando Juan Pablo A. R. fue asesinado, se allanaron tres casas de la víctima. En una de ellas, ubicada en la ciudadela 9 de Octubre, se encontraron en maletas, sacos y cartones con este dinero que ya fue procesado. Además, había en la misma casa dos armas de fuego (una pistola y un fusil) y decenas de municiones.

Publicidad

Aunque aún se desconoce el origen del dinero o para qué iba a ser usado, la Policía y la Unidad de Lavado de Activos investigan el caso.

El dinero incautado en la casa de Juan Pablo A. R. será ingresado en las cuentas del Banco Central del Ecuador. Foto: Cortesía

El general Víctor Hugo Zárate, comandante de la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón), dijo que analizan si el dinero es producto de la comercialización de sustancias sujetas a fiscalización, que es una de las hipótesis que manejan, y para esto se indagará a familiares y el círculo cercano de la víctima.

El coronel Henry Herrera, jefe de la Dinased, indicó el jueves que aún no se tomaban las versiones de los familiares, porque se acabó la flagrancia y ellos estaban ocupándose de la salud del hijo de la víctima, el niño de 4 años que también resultó herido en el sicariato.

“La delegación fiscal aún no llega para tomar las versiones; a veces se demoran hasta dos semanas para delegar las investigaciones”, comentó Herrera.

Publicidad

El agente agregó que el hijo de la víctima sigue en una casa de salud y que su estado sigue siendo crítico.

Detalló que una bala de fusil atravesó el pecho del menor y que milagrosamente está vivo.

Además dijo que el cuerpo del ahora occiso aún seguía en la morgue; que no había sido retirado. Él presumía que todos los familiares estaban concentrados en la recuperación del menor.

¿Quién era Juan Pablo A. R.?

Con 39 años, supuestamente era administrador de un patio de compraventa de carros, y años atrás habría trabajado en el puerto de Guayaquil.

Publicidad

El hombre tenía antecedentes penales registrados en la Función Judicial desde el 2008 por robo, tenencia de armas, falsificación de documentos y rapto. También fue vinculado a un caso de asesinato en el 2018, pero un juez lo archivó.

En el 2013, cuando la policía realizaba un operativo de rutina, él presentó documentos falsos y, al mostrarse nervioso, fue interrogado; dijo que tuvo un problema con su cédula y que no era la de él. (I)