Por delito contra la flora y fauna silvestres fue sentenciado Ángel M. a tres años de prisión. El hecho sucedió en Sucúa donde se encontró encadenado a una columna metálica a una mona araña (Ateles belzebuth), especie que se encuentra en categoría “en peligro” según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Mediante un comunicado, la Fiscalía explicó que el propietario del inmueble mencionó que adquirió el espécimen en una comunidad shuar de la localidad. El hecho se dio el 30 de noviembre del año pasado y hasta el sitio acudieron personal de la Policía Nacional y Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica.

El animal fue trasladado hasta el Centro de Paso de Fauna Silvestre “Uñushi”, para su respectivo cuidado. El Ministerio indicó que fue puesto en custodia en diciembre pasado del Bioparque Zoológico Amaru en Cuenca.

Se indicó que una perito concluyó que el animal fue extraído a temprana edad de su hábitat y había perdido gran parte del comportamiento natural de su especie y difícilmente podría sobrevivir sin cuidado humano.

Dentro de la sentencia, el implicado debe publicar un mensaje radial sobre la prohibición de poseer animales silvestres así como también una sanción económica. (I)