Durante el feriado de carnaval en varias residencias de la vía a Samborondón hubo robos, mientras sus dueños salieron de casa. Semanas después, la Policía Nacional detuvo a la banda que sería responsable de estos estruches, sin embargo, menos de 24 horas estuvieron tras las rejas, pues una jueza de ese cantón les concedió medidas cautelares y quedaron libres el 12 de abril.

Días después, al finalizar el feriado de Semana Santa, el 18 de abril, se reportaron cuatro casos más en una urbanización ubicada en el kilómetro 3,5 de la vía a Samborondón. Cuando los dueños volvieron de la playa, el lunes, se encontraron con puertas forzadas, ventanas rotas y sus dormitorios removidos.

Polémica por liberación de sujetos que habrían asaltado varias casas en la vía a Samborondón

Esta vez los delincuentes se llevaron joyas y relojes de alta gama.

Robaron piezas valoradas cada una en miles de dólares que pusieron en el interior de una mochila y que les permitió saltar el cerco eléctrico sin un peso mayor extra.

Publicidad

Uno de los residentes de la zona contó que al revisar las cámaras de seguridad de su vivienda descubrió que un delincuente estuvo en su casa varias horas y que incluso había tenido tiempo de abrir la refrigeradora y servirse algo.

Explicó que los ladrones se metieron aparentemente por otra urbanización, pues el terreno está vacío y da a la ría. Pero cree también que los delincuentes pudieron llegar en carro y violar la seguridad del predio, ya que su puerta frontal está dañada y cualquiera puede ingresar.

Los perjudicados explicaron que los ladrones ni siquiera tuvieron que cortar el cerco eléctrico, sino que habrían colocado un material que les permitió pasar por encima de la cerca electrificada. Cuando la alarma de este perímetro sonó, recibieron una alerta y los guardias revisaron si estaba bien. Tras una vuelta confirmaron que estaba intacta y regresaron a su guardia de rutina.

Sin embargo, a esa hora los delincuentes ya estaban en los patios de la casa y empezaron a revisar las piezas de valor.

Publicidad

“Cuando el tipo entró a la casa desconectó las cámaras”, indicó otro de los perjudicados, quien comentó que el viernes 6 de mayo saltó la alarma nuevamente en una urbanización donde solo viven 30 familias.

Tras esto los moradores se están organizando, han instalado más cámaras que dan hacia el terreno vacío, además de torres de iluminación con sensores de movimiento y un servicio extra a una empresa de seguridad.

Algunos vecinos que no tenían alarmas en sus casas explicaron que ya se están instalando estos servicios y que la preocupación es tal que ahora sus hijos duermen con sus puertas cerradas con seguro.

“Samborondón se vendió como una burbuja de paz y tranquilidad, nosotros pagamos un poco más para estar tranquilos, pero ya no se puede”, expresó otro de los vecinos a quien le robaron varios relojes y joyas valoradas en miles de dólares.

Publicidad

Ellos no solo piden mayor presencia policial, sino que la dueña del terreno que corresponde a una urbanización del sector asegure su predio, pues en el artículo 38 de la Ordenanza de Edificaciones se exige la limpieza constante (dos veces al año mínimo) y el cerramiento en los predios no edificados.

¿Qué dice la Policía?

El teniente coronel Neicer Masón, jefe del distrito Samborondón, dijo que este año se han registrado 19 robos a domicilio en su sector. Esta cifra es del 1 de enero al 13 de mayo. De los 19 casos, 16 se han dado en La Puntilla y tres en la cabecera cantonal.

Además, reveló que se ha detenido a 9 personas este año por estos casos.

Masón recomendó el encargo de domicilios a las garitas y a la Policía Nacional para cuando hay días de asueto.

Publicidad

Aclaró que hay urbanizaciones donde no se permite el ingreso a los uniformados para hacer rondas y también pide a todos dejar las puertas bien cerradas, pues dijo que en los recorridos se han encontrado casas en las que han dejado las puertas entreabiertas.

También indicó que durante los feriados se debe exigir a las empresas de seguridad que se refuercen los servicios.

“Se trabaja por turno y cada turno de 8 horas tenemos tres patrulleros y nueve motos para los 10,4 kilómetros de la vía a Samborondón, desde La Puntilla hasta el municipio, frente a Amagua”, según el policía.

En urbanizaciones que están junto a terrenos baldíos recomendó extremar las seguridades y mencionó que los delincuentes operan según la marea. Cuando es marea alta el agua prácticamente llega a los patios de las residencias y es fácil acceder en lancha.

En las urbanizaciones que están junto a construcciones, explicó que también hay que tener mucho cuidado.

Banda robaba carros e ingresaba a robar en en viviendas de la avenida Samborondón; Policía detuvo a siete extranjeros

“Se debe perfilar al personal y tienen que hacer una revisión de antecedentes porque los obreros observan las vulnerabilidades y el movimiento interno de otras urbanizaciones. A lo mejor un obrero no va a ejecutar el delito, pero puede vender la información”, afirmó el teniente coronel.

Masón sostuvo que tampoco existe patrullaje por parte de la Marina, a la que le corresponde la seguridad fluvial. (I)