El cadáver de Valeria Mabelly Vargas fue hallado la mañana del 8 de octubre de 2019 en el sector de La Ladrillera, en Monte Sinaí, con heridas de arma blanca a la altura del cuello.

Eso ocurrió horas después de que la mujer de 24 años llegara de España junto con su esposo, Jean Paúl P. G., y su hijo de 5 años para sorprender a su madre en su cumpleaños, pues no la había visto en seis años.

La noche del 7 de octubre tomaron un taxi en el aeropuerto de Guayaquil con rumbo a Santa Elena, pero en la vía a la costa fueron interceptados por otro vehículo. El hombre y el niño fueron abandonados kilómetros más adelante, pero la mujer fue llevada con rumbo incierto.

Aparentemente se trató de un asalto y secuestro exprés. Entonces el esposo de Valeria puso la denuncia y aseguró que se llevaron a la madre de su hijo porque ella llevaba el dinero. Según la declaración del esposo, los ladrones les sustrajeron más de 1.300 euros, además de las maletas.

Publicidad

Tras conocer la noticia del crimen, varias conocidas de Valeria acudieron a la comisaría de Valencia, en España, para explicar su inquietud ante un asesinato “en extrañas circunstancias”.

“Lo cierto es que Valeria se estaba separando de su pareja. Se llevaban mal y la relación iba y volvía, pero últimamente ella nos dejaba claro que ya no iban a seguir juntos. Por eso nos extrañó tanto ese repentino viaje a Ecuador tan precipitado”, explicó un familiar al diario español Levante-EMV.

Valeria fue velada en Chanduy, en Santa Elena. Hacia esa localidad se dirigía en un taxi cuando fue asesinada por los sicarios. Foto: archivo

Valeria tenía seis años en España. Ella trabajaba en una franquicia de comida rápida, mientras su esposo laboraba en una empresa automotriz.

Casi dos años después de la muerte se sabe que no fue un robo. La Fiscalía del Guayas efectuó la pericia de explotación y extracción de información de llamadas telefónicas al celular del esposo y se determinó que el presunto asalto y la muerte fueron planificados por él, y que, para lograr su cometido, contrató a cuatro personas, entre ellas, a su propia tía.

Publicidad

La mujer y dos de los autores materiales fueron detenidos y, tras meses en los tribunales, esta semana los sentenciaron por el delito de asesinato. Los sentenciados son Rosario Elizabeth P. R., Jonathan Bryan V. A. y Joseph Alexander V. A.

El Tribunal Penal, conformado por los jueces Vanesa Vera, Lenín Quiñónez y Rocío Álvarez, acogió las pruebas presentadas por Fiscalía y dictó sentencia —en el grado de autores— para Jonathan Bryan V. A. y Rosario Elizabeth P. R., imponiéndoles una pena de 22 años y el pago de una multa de 800 salarios básicos (320.000 dólares).

Mientras que Joseph Alexander V. A. fue condenado en el grado de cómplice y deberá cumplir once años de prisión, además del pago de una multa de 400 salarios básicos (160.000 dólares).

Un cuarto involucrado, Darwin Bolívar O. Z., se encuentra prófugo, al igual que el esposo de la víctima y supuesto autor intelectual del crimen, quien logró salir del país con rumbo a España, su lugar de residencia.

Aunque aún se desconoce el actual paradero de Jean Paúl P. G., la Fiscalía señala que lo procesará y acusará por el delito de femicidio cuando sea detenido. (I)