Quevedo, LOS RÍOS

Las posibilidades de inversión en Quevedo se han complicado ante el incremento delictivo y extorsiones que están afectando a la zona comercial.

Comerciantes refieren que la inseguridad ha quitado parte del dinamismo que años atrás tenía el cantón. La inseguridad que se vive obliga a quienes viven del comercio a abrir sus negocios pasadas las 09:00 y cerrarlos a las 17:00.

Publicidad

Miguel Ormaza, presidente de la Bahía de la calle Octava de Quevedo, consideró que hay un escenario que se complica por la inseguridad.

“Hay días que no se vende ni una prenda de ropa. La situación de Quevedo es pésima, lamentable y crítica”, dijo Ormaza.

Los comerciantes incluso dicen que tienen deudas que no alcanzan a cubrir por las bajas ventas.

Publicidad

“Hemos invertido 200.000 dólares en la construcción de una Bahía propia, todos los socios hacemos aportes mensuales para poder costear el servicio eléctrico, pagar un guardia, entre otros gastos. Sin embargo, ante la falta de ventas tenemos dos planillas de la energía eléctrica, cada una de 300 dólares, vencidas”, señaló Ormaza.

Más de 120 detenidos dejan operativos realizados en siete provincias

Para los comerciantes de la Bahía de la calle Octava, la Timoteo Quevedo y la Marcos Quintana, otro de los problemas que les afecta en las ventas es el desorden comercial.

Publicidad

Aseguran que hay muchos comerciantes informales que se ubican en cualquier lugar sin que exista un adecuado control.

Como alternativa para subir las ventas, Ormaza cuenta que realizarán promociones por contratación directa con mimos, payasos, entregas de volantes y promociones para poder atraer a los clientes.

El edificio donde funciona la Bahía de la calle Octava fue financiado por los comerciantes.

“Antes llegaban personas de otros cantones como Pichincha, Mocache, de la parroquia San Carlos, pero ahora por los asaltos y secuestros en las carreteras ya toda esa clientela la perdimos, ellos por el riesgo que existe prefieren comprar en sus ciudades de residencia”, afirmó Ormaza.

José Véliz, experto en seguridad, cree que no es posible promover inversión nacional y extranjera mientras proliferan no solo las extorsiones, sino también los asesinatos, y sobre todo el miedo a circular libremente por calles y carreteras.

Publicidad

Algunos ciudadanos como Wilmer Cedeño consideran, pese a la ‘publicidad´ del Gobierno respecto del plan Fénix, que no existe una política efectiva para terminar con la situación de delincuencia que afecta no solo a Quevedo, sino también al país.

‘Ya no vamos a estar tranquilos así, estamos sorprendidos’, dicen en zona del suburbio donde se dio secuestro de dueño de tienda

Las “vacunas”, como se conoce popularmente a las extorsiones, han emigrado también a cantones vecinos como Mocache, Valencia y Buena Fe. En este último, tres comerciantes que fueron secuestrados murieron en cautiverio.

En Quevedo, dueños de clínicas, comisariatos y otros negocios también han sido víctimas de secuestros, los afectados prefieren no dar declaraciones al respecto.

Quevedo y varios cantones de Los Ríos atraviesan una situación crítica en inseguridad a medida que van en aumento el microtráfico, el narcotráfico y con ello la delincuencia organizada.

La Policía afirma que el meollo del problema de inseguridad son las disputas que mantienen las bandas delictivas para la venta de drogas, secuestros, extorsiones y otros delitos.

A esto se suma que las dos organizaciones criminales que operan en el país son aliadas a la mafia internacional y carteles mexicanos como el de Jalisco Nueva Generación y Sinaloa.

Más de 260 infracciones de tránsito se han captado con cámaras del centro de Guayaquil en cinco días

La delincuencia ha afectado también el trabajo de los taxistas. Los conductores cuentan que circular en un taxi no es fácil, están expuestos a la inseguridad y por ello han optado por no realizar carreras en zonas conflictivas como Playa Grande, Baldramina, Bienestar Social.

Miguel Ormaza, presidente de los comerciantes cuenta que hay días que no realizan ni una venta.

Marco Franco Cortés, presidente de la Cámara de Comercio, indica que la institución cuenta con 860 socios; sin embargo, de estos, el 60 % ha decidido cerrar sus negocios por robos o extorsiones.

Según Franco, como gremio ha apoyado a la Policía en el mantenimiento de una UPC, colocando cámaras de seguridad en sus negocios, en capacitaciones para sus socios en temas sobre cómo mejorar e impulsar las ventas con la esperanza de poder reavivar la actividad comercial.

El general de Policía Freddy Goyes, en una rueda de prensa realizada la mañana del viernes, indicó que en Quevedo hay mucho delito de extorsión y secuestro, por ello están con unidades especiales deteniendo a las organizaciones delictivas.

“Pedimos a la ciudadanía o a quienes conocen a quien cometa esas actividades que llamen para articularnos, realizar las investigaciones delictivas y detenerlos”, precisó Goyes.

Dueño de despensa en el suburbio de Guayaquil fue secuestrado durante la madrugada de este viernes

El general dijo además que en Quevedo han disminuido los asesinatos, actualmente es uno de los cantones que más reducción de ese delito tiene, sin embargo, están en aumento el secuestro y las extorsiones, por ello los operativos que realizan las unidades están enfocados a la reducción de estos delitos. (I)