Redacción-Portoviejo

La Fiscalía General del Estado (FGE) anunció esta tarde, a través de su cuenta de Twitter, que formuló cargos en contra de tres mujeres que presuntamente tuvieron participación en el asesinato de la fiscal de tránsito Luz Marina Delgado y del abogado Jefferson Mendoza, hecho suscitado el pasado miércoles en el barrio Elegolé, en el este de Manta.

Los cargos fueron formulados en contra de Génesis C., Ginger S. y María C., por la presunta participación en el delito de asesinato cometido en contra de la fiscal, y se dispuso prisión preventiva en contra de las personas.

“Luego de los hechos, FGE y la Policía Nacional realizaron un barrido de cámaras de seguridad que permitió ubicar a las tres procesadas, quienes habrían coadyuvado a la comisión del delito. El trabajo investigativo continúa”, informa el comunicado de la FGE.

Publicidad

Extranjeros alquilaron dos casas desde hace 30 días para dar seguimiento a la fiscal que luego asesinaron; funcionarios piden seguridad en Manabí

Autoridades policiales informaron, un día después del crimen de Delgado y Mendoza, que quienes estarían tras el crimen de las dos personas eran extranjeros y que incluso habrían alquilado dos viviendas treinta días antes, lapso en el que habrían realizado un seguimiento a las actividades de la funcionaria judicial.

Freddy Sarzosa, director Nacional de la Dinased (Dirección de Muertes Violentas), indicó que cuatro atacantes, dos de ellos de origen venezolano, llegaron entre la segunda y tercera de este mes a la ciudad de Manta para iniciar las labores de vigilancia y seguimiento de la fiscal.

Luego del hecho, los sicarios abandonaron el vehículo usado, que figura como robado, en el inmueble alquilado y después se dirigieron hacia otro predio para cambiarse de vestimentas y abandonar la ciudad, indicó el jefe policial.

“Todavía estamos evacuando las diferentes informaciones para tener una motivación real y la certeza para saber por qué victimaron a la fiscal y su asistente”, dijo

Este viernes en Montecristi se realizó la sepultura de Delgado, cuyo féretro y el de Mendoza fueron llevados hasta el edificio de FGE en Manta, en donde se les realizó a ambos una capilla ardiente. (I)