En el laboratorio de procesamiento de sustancias sujetas a fiscalización identificado en la parroquia fronteriza de Tobar Donoso, en el límite entre las provincias de Carchi y Esmeraldas, se producían entre tres y cuatro toneladas de coca a la semana, según las estimaciones de autoridades.

En una acción liderada por el Grupo Operacional 1.4 Esmeraldas, de las Fuerzas Armadas, se encontró este campamento clandestino al que se puede acceder únicamente por vía aérea o marítima, ya que no hay carreteras, situación geográfica que es aprovechada por las disidencias de las FARC o grupos residuales delincuenciales colombianos que operan en la frontera norte. Un grupo de uniformados durante un patrullaje de rutina de vigilancia del límite internacional halló este centro de procesamiento de clorhidrato de cocaína, la tarde del último domingo 9 de mayo.

Estas infraestructuras clandestinas son instaladas en medio de la espesa vegetación junto a los márgenes de los ríos Mataje o San Juan, aprovechando el agua de los afluentes internacionales y la topografía que les permite movilizarse entre los dos países, explicó Diego Sosa, comandante del Grupo 1.4 de la Armada en Esmeraldas.

En el inhóspito sitio, los militares, la Fiscalía y la Policía de Antinarcóticos encontraron una suerte de campamento con áreas de descanso, cocina, zona de secado, equipos y maquinaria utilizada para el proceso de la hoja de coca que siembran los grupos irregulares en territorio colombiano.

Publicidad

En el sitio fueron aprehendidos 10 microondas, un congelador, dos motores, una cocina industrial, tres tanques grandes y precursores químicos. Sosa indicó que el sitio fue inhabilitado para evitar la producción de sustancias sujetas a fiscalización.

Según la Fiscalía, en este espacio se producían aproximadamente entre tres y cuatro toneladas de droga cada semana.

Todos los equipos, precursores, droga e instalaciones fueron destruidos con material explosivo.

Óscar Ruano, gobernador de Carchi, informó que la operación combinada entre militares y policías se realizó en la zona noroccidental de esta provincia, específicamente en la zona de Tobar Donoso, hasta donde se movilizó por vía aérea el personal de Antinarcóticos, el lunes pasado.

Edwin Andrade, comandante de la Subzona de Policía Carchi, comentó que en el laboratorio se refinaba cocaína con una infraestructura moderna.

En el lugar se inmovilizaron 200 gramos de cocaína, 25 kilos de cloruro de sodio, 15 kilos de hidróxido de sodio, además 10 kilos de carbón activado, 10 litros de amoniaco, 20 litros de metilacetona, cajas de bicarbonato, materiales utilizados para la conversión, cristalización y embalaje de la droga.

En esta parte de la frontera colombo-ecuatoriana operan los grupos armados organizados colombianos conocidos como Los Contadores y Oliver Sinisterra. Este sería el tercer laboratorio que ha sido identificado y destruido en las zonas fronterizas de Esmeraldas y Carchi en menos de dos años. (I)