Ocho menores, con edades de entre 1 y 17 años, fueron rescatados este viernes, 5 de agosto, por agentes de la Dinapen. Una mujer, en estado de gestación, quedó detenida para investigaciones. Ella sería la madre de siete de los niños y abuela del octavo de ellos.

Permanecían en una casa en construcción, sin puertas ni ventanas. Dormían en colchones en el piso y ni siquiera tenían un techo con el que cubrirse.

Investigan muerte de una niña: ella y su madre llegaron heridas a una clínica; aparentemente la adulta sufre de problemas psiquiátricos

Desde hace tres meses, la Policía de Menores investigaba a la mujer por el delito de trata de personas para explotación laboral, porque supuestamente llevaba todas las noches a sus hijos y a su nieto al centro de Guayaquil para que vendieran caramelos y pidieran dinero en los semáforos.

La familia vivía en el sector de La Ladrillera, en el noroeste de Guayaquil, una zona de difícil acceso a donde ni siquiera llegan los buses.

Publicidad

Según los agentes, los menores de edad iban en la noche al centro y se quedaban hasta altas horas de la madrugada en condición de vulnerabilidad en las calles. Y, aunque estaban inscritos en una escuela del sector, acudían a clases muy esporádicamente, porque estaban cansados al regresar tarde a casa.

Este caso ya había sido abordado por el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), según contó el teniente Wladimir Ortega, de la Unidad Antitrata de la Dinapen.

El policía explicó que el Ministerio había tratado de ingresar a la mujer y a sus hijos a algún programa para sacarlos de la mendicidad, pero ella no había querido buscar un trabajo y retirar a sus hijos de las calles.

En lugar de eso, rechazó a las trabajadoras sociales. Además, estaba nuevamente embarazada y seguía llevando a sus hijos a pedir dinero.

Publicidad

Entre los menores rescatados están cinco niños y tres adolescentes. La hija de 17 años de la acusada y su hijo de un año también fueron rescatados. También un adolescente con discapacidad fue trasladado a una casa de acogida.

Durante este viernes les realizaron chequeos médicos para constatar su salud, y en el transcurso de los días se los evaluará psicológicamente para descartar que hayan sido víctimas de abuso sexual en las calles.

La Policía indicó, además, que con la mujer y los menores vivía un hombre, quien fue identificado como el conviviente de la detenida. Él no fue aprehendido, pero las investigaciones continúan.

Este viernes, el hombre y su madre permanecían en la vivienda. La suegra de la detenida dijo a un equipo de EL UNIVERSO que solo darían una entrevista a cambio de ayuda.

Publicidad

Prisión preventiva para presunto femicida que golpeó y asfixió a su pareja por una aparente infidelidad, el hecho ocurrió en Chanduy

¿Qué dice la ley?

La trata de personas para la explotación laboral se castiga con pena de 13 a 16 años.

En el caso de la embarazada, se le concederían medidas cautelares y tendría que ser procesada tras el nacimiento de su bebé. (I)